Cómo organizar tu rincón de reciclaje en la cocina

, 16 de octubre de 2018

reciclaje cocina

Llevar un estilo de vida saludable también implica preocuparse por el medio ambiente. Para tener un hogar sostenible podemos consumir productos de temporada, cocinar más en casa para reducir el desperdicio o utilizar bolsas ecológicas, sin olvidar que reciclar también es una necesidad. ¿Sabes cómo organizar un centro de reciclaje en casa, aunque tengas poco espacio? ¡Apunta estas ideas!

Un espacio de reciclaje práctico, discreto y apto para todos los tamaños

Si no quieres terminar con antiestéticas bolsas o cajas dando vueltas acumulando los residuos, lo mejor es fijar un espacio de reciclaje estable, adaptado a las necesidades de tu familia y procurando que quede oculto a la vista. Tendrás siempre la cocina más ordenada, limpia y mejor organizada, además os ayudará a reciclar más y mejor.

La solución más sencilla es elegir una unidad de reciclaje ya completa, que suelen incorporar de dos a cuatro cubos parejos con algún símbolo o color distintivo para separar cada material. Los cubos destinados al reciclaje normalmente son más pequeños y estrechos, para encajar en cualquier rincón, aunque si tu cocina es más pequeña querrás tenerlos ocultos.

Una buena idea es destinar el espacio debajo del fregadero a colocar cubos extraíbles, con raíles o algún sistema similar, que pueden instalarse como una unidad completa. Si ya tienes un cajón o pequeño armario de puerta extraíble solo necesitas despejar el espacio para colocar las bolas de reciclaje directamente dentro; incluso no importa que sean bonitas, estarán siempre ocultas.

Si separamos la basura orgánica del espacio de reciclaje podemos optar por soluciones sencillas como los pequeños contenedores o cajas apilables en columna, cada uno con su tapa hermética y un símbolo para evitar confusiones, ligeros y adecuados en cualquier espacio, incluso dentro de un armario. Los más pequeños son perfectos para tener junto a la lavadora.

Otra opción es reutilizar cajas de madera dándoles una segunda vida. Si están estropeadas bastará con lavarlas bien, lijarlas un poco y darles una mano de pintura y barniz protector. Elige colores bonitos y vivos para distinguir cada residuo, incluso podéis decorarlas en familia. También puedes ocultar los cubos y bolsas dentro de un viejo mueble reconvertido, aprovechando el espacio hueco del armario interior.

Las cajas de almacenaje con tapa de todo uso son perfectas para tener en un taller o en el cuarto de los niños, para reciclar pilas, metal, cartones y objetos de plástico. Podéis darles un toque personal más creativo colocando etiquetas bonitas, escritas a mano, o decorándolas con vinilos. También son prácticas para el cuarto de la colada y de la plancha, para recolectar los típicos “tesoros” que aparecen en los bolsillos y entre la ropa.

Y si tenéis una terraza, jardín, tendedero exterior o patio trasero, podéis apostar por el bricolaje adaptando un módulo de cocina, instalando una estructura de madera o creando un arcón con una encimera que sea abatible a modo de tapa. Si está expuesto al aire libre, recuerda que debe estar bien protegido de los animales y de la lluvia.

Fotos | iStock.com/Sasha_Suzi

En Mi Mundo Philips | Cuatro alimentos de otoño que te llenarán de energía para volver a la rutina

En Mi Mundo Philips | Japandi: el estilo decorativo nacido para triunfar en Instagram

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.