Cómo preparar un biberón correctamente

, 21 de marzo de 2013

Cuando llega un bebé a tu vida, hay muchas cosas que haces por primera vez: cambiar un pañal, dar el pecho, dar el biberón, coger en brazos a una cosita tan delicada como un recién nacido… Eso nos asusta mucho a las madres primerizas, pero tampoco tiene porque ser tan complicado una vez que le coges el truquillo. Hoy os explicamos qué algunas cosas hay que tener en cuenta para preparar un biberón.

Elegir biberón, tetina y leche

Recordad que lo ideal para los seis primeros meses el bebé es la lactancia materna, bien mamando del pecho directamente o con la leche extraída en el biberón.

Para el caso de las mujeres que no pueden dar el pecho, o que por determinadas circunstancias han decidido no darlo, primero de todo hay que comprar una leche artificial adecuada a la edad del bebé y tener en cuenta si el niño tiene alergias. Las leches de inicio son para los recién nacidos. A partir de los seis meses se puede pasar a las leches de continuación. También hay que comprar biberones y tetinas de tamaño adecuado a la edad del bebé. El flujo va aumentando según van creciendo y además las tetinas se suelen estropear con el uso y, sobre todo, una vez que al bebé le van saliendo los dientes.

Los biberones para recién nacidos suelen tener una capacidad de 125 ml y un flujo apto para ellos, y según van creciendo pasaremos a un tamaño intermedio de 260 ml con flujo lento. Los biberones más grandes son de 330 ml con flujo medio. Este flujo aumentará cuando introduzcamos cereales con la leche, que harán que se espese.

Aprovechamos para presentaros los nuevos biberones Natural de Philips AVENT, que alimentan al bebé de manera natural, ya que su innovador diseño de la tetina hace que el enganche sea similar al pecho, lo que permite una adecuada combinación de lactancia materna con el biberón. Otro tema muy importante: el sistema anticólicos de estos biberones evita los molestos gases para el bebé. Descubre todas las ventajas de la nueva gama de biberones Natural de Philips AVENT en el siguiente vídeo.

Instrucciones para preparar un biberón

Antes del primer uso del biberón hay que esterilizar tanto el biberón como la tetina, hirviéndolos en agua o con un esterilizador de biberones.

Después de lavarte bien las manos, vertemos el agua caliente (embotellada, hervida o del grifo si ésta es buena) y echamos un cazo de leche artificial por cada 30 cc de agua (son cazos rasos). Las cantidades de leche según el peso del bebé que indican en los botes son orientativas. Siempre hay bebés más tragones que otros y a veces tienen más hambre.

Como la mejor opción es la lactancia materna, recomendamos que si tienes que alimentar al niño con biberón porque no estás presente cuando al niño le toca comer, extraígas del pecho la leche que el niño vaya a tomar con un extractor de leche y posteriormente, se prepare el biberón con dicha leche, bien refrigerada si es del día o congelada si la leche es de hace unos días. Además, si utilizas el sistema de Philips AVENT es muy cómodo porque el mismo envase en el que la madre se extrae la leche sirve como biberón poniéndole el capuchón con la tetina.

Se agita el biberón para que se mezcle bien, comprobamos la temperatura en el dorso de la mano y ofrecemos el bibe al niño. Después de la toma, hay que ponerle al hombro para que erupte. Después del uso, hay que desechar la leche que no ha bebido el pequeño y lavar bien el biberón. Una vez al día, conviene esterilizar todo de nuevo.

Mi mundo Philips | Sigue el control de las tomas con la aplicación MyBaby&Me de Philips AVENT

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.