Cómo prevenir la obesidad de los niños desde que nacen

, 8 de enero de 2019

prevenir la obesidad

Las cifras de niños con sobrepeso y obesidad en España son alarmantes. Entorno al 40% de ellos sufren sobrepeso u obesidad, según el último estudio de la OMS. Con mucha más incidencia que en otros países de nuestro entorno europeo, se hace necesario prevenir la obesidad de los niños desde el nacimiento, con un cambio de hábitos, de dieta y de costumbres para hacerlas más saludables.

Cómo prevenir la obesidad desde el nacimiento

Desde el nacimiento podemos prevenir el sobrepeso y la obesidad apostando por la lactancia materna prolongada. Numerosos estudios médicos han demostrado una relación causal entre la lactancia materna y la prevención de la obesidad infantil. Lo mejor es comenzar la lactancia cuanto antes al nacer, logrando unos máximos beneficios si alargamos la lactancia más allá de los seis meses hasta los dos años y si la alimentación complementaria se introduce más allá de los seis primeros meses de vida. Incluso cuando la lactancia materna es breve, también se aprecia su función como prevención de la obesidad.

Más comida casera y menos platos preparados

Muchos padres, con el estilo de vida actual, siempre con prisas y con poco tiempo, caemos en el error de recurrir a los platos preparados, a los congelados, o a la comida basura, sustituyendo la comida casera y la comida fresca por platos cargados de grasas, azúcares añadidos y excesiva sal.

Cuando comenzamos con la alimentación complementaria del bebé (con purés de frutas y verduras), será mucho más saludable si los preparamos en casa. La cocina sana y casera es lo mejor que podemos darle al bebé, cocinando al vapor y batiéndolo al momento. Cocinar purés para el bebé es mucho más sencillo de lo que parece y se puede hacer de manera fácil y rápida con la vaporera y batidora combinadas de Philips Avent. Su funcionamiento es muy fácil como podéis ver en el vídeo.

Los niños aprenden de lo que ven

Para que los niños aprecien la variedad de la alimentación e incorporen la fruta, las verduras, el pescado y las legumbres a su dieta tienen que aprender en casa: ver que los padres también elegimos comida sana frente a comidas poco saludables.

También es importante que los niños se acostumbren a no añadir demasiada sal o demasiado azúcar a las comidas. El paladar se puede educar, y si los platos que comen habitualmente son muy salados o muy dulces, van a tender a elegir estos platos sobre los más naturales.

Otro error muy habitual en el que caemos los padres es utilizar la comida como premio o como castigo. «Si te portas bien te compraré chuches«, «si recoges todo tu cuarto nos tomamos un helado«, así los niños aprenden que los dulces son una recompensa, un premio, preferibles frente a los «platos malos» como las verduras o las frutas.

Hábitos saludables para prevenir la obesidad

Además de cuidar de la alimentación, hay otros hábitos saludables que los niños deben incorporar a sus rutinas para prevenir la obesidad y el sobrepeso, como dormir las suficientes horas, restringir las horas dedicadas a la televisión, la tablet o los  videojuegos, practicar algún deporte de manera habitual, estar más tiempo en la calle con juego libre para correr, saltar, jugar en los columpios, o andar en bici o en patinete, y disfrutar de la naturaleza dando paseos por el campo o en la playa. El objetivo principal es llevar una vida menos sedentaria y realizar actividades físicas de manera habitual.

Prevenir la obesidad y el sobrepeso en los niños es una labor a largo plazo que debemos comenzar cuanto antes con nuestros hijos y evitar así todos los problemas de salud que conlleva a medida que van creciendo.

Fotos | iStock

En Mi Mundo Philips | Seis recetas típicas del otoño adaptadas a tu bebé

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.