Cómo recuperar la figura tras el parto sin añadir presiones a nuestra vida

, 12 de marzo de 2015

woman-450187_1280

Cuando das a luz, el cuerpo tarda un tiempo en recuperar su forma habitual. La cintura es algo de lo que te despides entorno a los tres o cuatro meses de embarazo, y, desde luego, no vuelve a ser como era hasta tiempo después del parto. Si has tardado 9 meses en que tu cuerpo alcance “su punto máximo“, date otros 9 meses o un año para que todo vuelva a su ser. Eso sí, estos consejos te pueden ayudar a recuperar la figura tras el parto.

Cómo hacer más fácil la recuperación tras el parto

  • Es normal que tu tripa esté un poco flácida y abultada tras el parto. No te metas presión por recuperar tu silueta ni te tortures por los kilos de más cogidos en el embarazo. Se trata de volver a tu figura habitual sin presiones, disfrutando de una vida más sana y activa y teniendo en cuenta que lo más importante de todo es tu bebé y que descanses lo suficiente, porque un bebé recién nacido puede ser agotador.
  • Si durante el embarazo sigues haciendo ejercicio, como pasear, nadar o algo de yoga, mucho mejor. Mantenerte activa durante el embarazo es algo muy recomendable. Además, debes cuidar tu alimentación, para que sea sana, variada y equilibrada. Si no coges más de 11-12 kilos durante el embarazo, te resultará mucho más fácil perderlos después del parto.
  • Alimentar a tu bebé con la lactancia materna es la mejor manera de deshacerte de los kilos de más. Por un lado, el útero se recupera antes, haciendo que el volumen de tu tripa descienda; por otro, dar el pecho consume bastantes calorías sin que tengas que hacer un esfuerzo extra. No sólo es la mejor alimentación para tu hijo, sino también para ti.
  • Si estás dando pecho no puedes hacer dietas estrictas, pero sí puedes hacer que tu alimentación sea más equilibrada; por ejemplo, si aumentas el consumo de frutas, verduras y legumbres, cambias el pan, el arroz y la pasta por sus versiones integrales, y comes los alimentos cocinados a la plancha o al vapor en lugar de fritos o con salsas.
organic-shopping-249627_1280

Deportes recomendados tras dar a luz

No se trata de correr un maratón después de dar a luz, primero te tienes que recuperar físicamente del parto y encontrarte con fuerzas suficientes. Los primeros ejercicios que debes realizar (puedes empezar entorno a los diez días de dar a luz) son los de recuperación del suelo pélvico. Es una zona que ha sufrido mucho durante los nueves meses de embarazo y durante el parto, y, antes de nada, tiene que estar otra vez tonificada. Para empezar poco a poco a ejercitarte, éstos son los deportes más recomendables para mamás recientes:

  • Andar a buen ritmo. Saca a tu bebé de paseo. Él estará encantado, el aire libre le viene fenomenal para conseguir la vitamina D que necesita y tu conseguirás hacer un deporte de lo más agradable. Para que no te dé tanta pereza salir a pasear, crea un grupo con las madres que acudieron contigo a las clases preparto y así el camino será más ameno mientras charláis.
  • El yoga y el pilates son algunos de los deportes más completos y que mejor vienen para estirar los músculos, ganar en flexibilidad, mejorar los dolores de espalda y conseguir una correcta postura.
  • No te quejes de que no tienes tiempo. Aprovecha alguna de las siestas del pequeño para hacer ejercicio en casa. La solución es el Tabata, un método que en diez minutos te permite ponerte en marcha y ejercitar todo el cuerpo, aumentando tu ritmo cardíaco. En Youtube puedes encontrar vídeos especiales de entrenamiento suave para mamás que se acaban de iniciar en el deporte.
  • No se recomiendan los ejercicios que impacten en tu suelo pélvico: saltos, correr, step, etc. Si quieres hacer ejercicio aeróbico, es muy recomendable nadar, pasear rápido o subirte a una bicicleta elíptica.
  • Para bajar tripa, hay que combinar ejercicio aérobico con ejercicios abdominales. Pero huye de los clásicas, porque no son nada buenos para el suelo pélvico. En su lugar, prueba con abdominales isométricos o con los que suelen realizar en Pilates, muy completos y que evitan los dolores lumbares.

Después de tener un hijo te cuesta acostumbrarte a un nuevo ritmo de hacer las cosas, pero si incorporas el ejercicio de manera habitual a tu vida, pronto notarás los resultados en tu cuerpo. Ya no sólo se trata de perder unos kilos de más, sino de verte más tonificada y con fuerzas y energía para aguantar las duras jornadas con niños pequeños. El cuerpo tras el embarazo cambia y se transforma, pero, con un poco de constancia y paciencia, puede volver a ser el que era o incluso mejor.

Foto | Pixabay1, Pixabay2

En Mi Mundo Philips | ¿Qué cosas no hay que decirle nunca a una embarazada?

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.