¿Cómo saber si mi bebé crece y come lo suficiente?

, 7 de agosto de 2015

iStock_000001038698_Large

Una de las dudas más frecuentes de la lactancia materna es saber si nuestro bebé crece y come lo suficiente. El pediatra lo pesará primero una vez cada dos semanas y después, una vez al mes para comprobar que el crecimiento es normal. Como madres, podemos estar atentas a ciertos signos de que el bebe no está creciendo como debería y tomar ciertas medidas para mejorar su crecimiento.

Tras el nacimiento, el bebé suele perder peso respecto al momento del parto y tarda en recuperarlo unos 10 o 15 días. Después para guiarnos cuál debe ser el crecimiento del bebé, nos podemos fijar en las tablas de percentiles, aunque sin obsesionarnos con ellas. El patrón de crecimiento de un bebé alimentado con leche materna es diferente al de un bebé alimentado con leche de fórmula. Los primeros suelen crecer más durante los tres o cuatro primeros meses, pero su crecimiento suele estacarse hacia el quinto mes respecto a los otros bebés, pero eso no significa que debamos abandonar la lactancia materna, por mucho que los bebés rollizos siempre reciban más alabanzas, especialmente de parte de las abuelas.

¿Cómo saber si nuestro bebé está comiendo y creciendo lo suficiente?

Estos son algunos de los signos que nos deberían poner en alerta y que nos indican que nuestro bebé no está creciendo lo que debería:

  • Aumento de peso deficiente, irregular o inexistente.
  • El bebé está con poca energía.
  • Tono muscular deficiente y distensión de la piel.
  • Orina concentrada, pocas veces al día. Hay que comprobar que el pañal esté bastante lleno y mojado.
  • Deposiciones poco frecuentes.
  • Menos de ocho tomas breves de leche materna al día.

¿Qué hacer si mi bebé no crece lo suficiente?

Si estás amamantando a tu hijo, trata de darle al menos ocho tomas tanto de día como de noche. Hay que ofrecerle un pecho hasta que lo vacíe completamente, y después el otro. Si vemos que el niño se duerme y mama con poca fuerza, podemos cambiarle el pañal, darle pequeños toques en los pies o en las manos para que se despierte y succione mejor.

Recuerda que el contacto piel con piel estimula la lactancia. Estar cerca de ti y olerte hará que el bebé quiera mamar. A veces el bebé toma mejor en unas posturas que en otras, prueba distintas posiciones de lactancia.

Los extractores de leche te pueden ayudar a producir más leche. Tras la toma, intenta sacarte algo de leche con el sacaleches y así, en la siguiente toma, producirás más cantidad. Prueba a darle tu leche extraída con biberón en los momentos que esté más despierto. Hay tomas en las que están con pocas ganas de mamar, pero luego lo compensan en otras que quieren más.

Si tu bebé toma leche de fórmula, asegúrate de que la leche es la que necesita para su edad y que estás preparando el biberón con las cantidades indicadas, ni más ni menos, comprueba también que la tetina del biberón es la adecuada para el tamaño del bebé.

Sobre todo, estate tranquila y vigila con tu pediatra el crecimiento antes de que el problema vaya a más. Los bebés tienen épocas que comen menos y luego lo recuperan más adelante.

Foto | iStock

En mi Mundo Philips | Cómo aliviar el pecho cuando estás amamantando

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.