¿Cómo saber si te va a sentar bien la barba?

, 24 de mayo de 2017

Si le preguntas a un defensor a ultranza de la barba (como yo) si ésta te va a quedar bien, lo más seguro es que te responda que sí. En cambio, si le preguntas a tu madre, lo más probable es que te diga que no (¿alguien sabe qué tienen las madres en contra de las barbas?). Así que para que puedas tomar una decisión más o menos objetiva, aquí te traigo las claves para que sepas realmente si la barba es para ti o si te debes decantar por otro tipo de grooming.

En términos generales, la barba SÍ

Prometo que voy dejar de lado mi espíritu barbudo en la reflexión que estoy a punto de hacer, pero lo cierto es que, en términos generales, la barba suele favorecer y mucho. Desde que hace unos años la barba empezara a crecer en los rostros de la mayoría de los hombres, no he dejado de escuchar frases como “la barba es el maquillaje de los hombres” o “desde que tengo barba ligo más”.

Vale, sí, en absoluto estoy dando datos objetivos, pero a estas alturas de la película estamos en condiciones de afirmar que la barba incrementa el atractivo físico y nos hace ver más maduros e interesantes. Digamos que contribuye a dejar atrás al adolescente que una vez fuimos y nos convierte en hombretones seguros de nosotros mismos. Al menos, en apariencia.

Según la forma de tu cara…

Un factor determinante a la hora de saber si la barba realmente nos queda bien es la forma del rostro. En realidad, lo mejor es que te dejes llevar por la lógica. El rostro ovalado es el considerado como perfecto, ya que guarda mejor las simetrías. Así que el objetivo será siempre jugar con el grooming para acercarnos lo máximo posible a él. Ten en cuenta que crearás volumen allá donde dejes crecer el vello, por lo que es importante saber encontrar el equilibrio.

Así, si tu cara tiene directamente forma ovalada, felicidades, porque ya tienes hecho todo el trabajo. La barba te queda estupendamente en cualquiera de sus variantes. También estarás bien con perilla o incluso con bigote. ¡Lo tuyo es suerte, chaval!

En cambio, si tu cara es redonda o cuadrada, deberás optar por una barba más larga en la zona del mentón y más corta a los lados. Otra alternativa favorecedora es la perilla, tanto sola como tipo candado.

Con el rostro triangular ocurre al contrario: debes decir adiós a las perillas, que lo único que harán es alargarte aún más la cara. La mejor opción para ti es la barba completa y si dejas algo más de longitud en los lados que en la zona inferior, conseguirás una percepción más equilibrada de tu rostro.

Por último, si te miras al espejo y te encuentras una cara tipo rombo (o diamante, ancha a los lados y estrecha en las zonas superior e inferior), no te interesa la barba completa, ya que dará más volumen aún a los laterales. Estarás mejor con bigote y perilla o mosca. De este modo, fomentas la zona central de la cara.

La barba de tres días nunca falla

Si pasas de todo esto del tipo de cara, te diré una cosa que debes grabar a fuego: la barba de tres días es el comodín perfecto para cualquier forma de rostro. No da mucho volumen, pero sí ese puntito interesante y de madurez. Asimismo, oculta las imperfecciones que puedas tener, como por ejemplo marcas de acné.

Por ello, si tienes dudas, lo mejor es que te decantes por este estilo de grooming, aunque te aviso que a tu madre la costará acostumbrarse y seguramente te dirá, día sí, día no, que te afeites. Tanto si te la dejas, como si te afeitas, ya sabes, la OneBlade de Philips será tu mejor amiga.

Imágenes | iStock.com/Tverdohlib | iStock.com/alessandroguerriero | iStock.com/Ridofranz
En Mi mundo Philips | Así es la gama completa OneBlade

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.