Cómo sacar partido a tu centro de planchado

, 22 de febrero de 2019

centro planchado

A todos nos gusta presumir de ropa perfecta y cuidarla para que luzca como nueva muchos años, por eso nos tomamos el planchado muy en serio. Si tú también te has convencido de todas las ventajas que ofrece un centro de planchado, también como complemento de la plancha tradicional, queremos que aproveches todo su potencial. Aprende a sacar el máximo partido a tu centro de planchado con todos nuestros consejos.

¿Qué diferencia a un centro de planchado de una plancha?

Para saber cómo utilizarlos correctamente, recordemos primero cuáles son las características principales que diferencian a los centros de planchado de una plancha tradicional:

centro planchado
  • Un centro de planchado está formado por dos elementos: la plancha y el generador independiente de vapor.
  • La plancha en este caso es mucho más pequeña y ligera.
  • El depósito permanece fijo y es el que contiene el agua que genera el vapor.
  • Permite realizar sesiones de planchado más largas sin interrupciones gracias a su gran capacidad.
  • Ofrecen una gran potencia de vapor contínuo de gran eficacia.

Prepara correctamente la colada

De poco sirve dedicar atención al planchado de la ropa si no la hemos cuidado antes correctamente. Recuerda evitar los errores más comunes que solemos cometer al poner la lavadora, y tiende y seca las prendas para conservar mejor los tejidos y no generar más arrugas de las necesarias.

centro planchado

No dejes la ropa húmeda dentro del tambor y extiende la ropa con suavidad sin amontonarla, usando pinzas delicadas que no dejen marcas y perchas especiales para las piezas más delicadas. Procura además no exponer la ropa directamente al sol o los tejidos se estropearán.

Después, recoge y ordena la colada para preparar la sesión de planchado. Elige un lugar despejado para moverte sin agobios, bien iluminado, con espacio para ir doblando la ropa a medida que vayas planchando. Contar con perchas cerca también es buena idea para colgar vestidos, pantalones, faldas o camisas. Distribuye la ropa por tipo de tejido para acelerar el ritmo de plancha.

centro planchado

Si tienes la colada bien organizada desde el principio podrás aprovechar al máximo toda la potencia del vapor de tu centro de planchado para terminar rápidamente incluso con grandes montañas de ropa. Para ello, vigila también que las prendas están desabrochadas, los bolsillos vacíos y los posibles accesorios retirados. Los bolsillos con botones y cremalleras se planchan mejor si están cerrados.

Cómo preparar tu centro de planchado

Los centros de planchado Philips están diseñados para ser utilizados con agua del grifo, sin tener que agregar ningún producto más, que además podría dañar el aparato. Si vives en una zona de aguas especialmente duras, puedes emplear agua destilada o desminerilazada, así retrasarás la acumulación natural de cal.

centro planchado

Poner a punto tu centro de planchado es muy fácil:

  1. Abre la puerta de llenado de agua; si el modelo tiene un depósito extraíble, sácalo con suavidad del generador.
  2. Llena el depósito hasta la marca de capacidad máxima.
  3. Cierra del depósito y, en su caso, vuelve a colocarlo en el generador.
  4. Comprueba que está bien cerrado herméticamente.

Consejos de uso para aprovechar todas sus ventajas

Una de las grandes ventajas de los centros de planchado es la ligereza de uso de la plancha, ya que el generador de vapor, que contiene el agua, no necesitarás moverlo. Para ello, empieza colocando el aparato en una superficie plana y fija. La mejor opción es situarlo en una tabla de planchar bien estable, a la altura adecuada.

centro planchado

Retira el cable de alimentación procurando que no haya nudos y también la manguera que conecta el depósito a la plancha. Conecta el cable a un enchufe cercano y pulsa el interruptor de encendido, siempre ya con el depósito lleno. Vigila que el cable no esté muy tirante; para ello coloca siempre la tabla cerca de la toma de corriente.

Una vez encendido, planchar es cuestión de coser y cantar:

  • Lee bien las etiquetas de cada prenda para saber qué temperatura es las más adecuada.
  • Extiende la ropa con suavidad sobre la tabla, alisando con las manos.
  • Gira el control de temperatura conforme a cada tejido.
  • Los centros de planchado Philips, con tecnología OptimalTEMP, ajustan automáticamente la temperatura y el vapor necesario a todos los tejidos, para que no te preocupes de quemaduras o brillos.
  • Aprovecha la potencia continua del vapor y las suelas cerámicas antiadherentes para planchar de una pasada, deslizando la plancha suavemente sin preocuparte de obstáculos.
  • Usa la opción de golpe de vapor para las arrugas más difíciles.
  • Si quieres dar un repaso de última hora, refrescar ciertas prendas o dar un acabado de tintorería a vestidos y piezas delicadas, puedes planchar directamente en vertical con la ropa colgada de una percha. Usa la función vapor deslizando la plancha hacia arriba y hacia abajo.
  • Cuando hayas terminado, vuelve a colocar la plancha en la base, apaga el aparato y retira el enchufe. Vacía el depósito y recoge los cables doblándolos en el compartimento de almacenamiento; así te será mucho más fácil guardar el centro de planchado ya que una vez bien recogido no ocupa mucho espacio.

Prolonga la vida de tu centro de planchado

Cómo sacar partido a tu centro de planchado

Para que tu centro de planchado funcione siempre como el primer día, es recomendable llevar un sencillo mantenimiento. Puedes limpiarlo después de cada uso, una vez enfriado y desenchufado, con una rápida pasada usando un paño ligeramente húmedo.

Además conviene mantener a raya la cal del agua, que a la larga puede estropear el mecanismo interno. Usando un filtro de agua antical como el IronCare de Philips puedes eliminar la cal de las aguas más duras. Y cada centro de planchado incluye su propio sistema de eliminación de la cal, que el propio aparato avisa cuando es necesario poner en marcha.

Por ejemplo, los nuevos centros de planchado Philips cuentan con el sistema Smart Calc-Clean que incluye un contenedor para eliminar los depósitos con mayor facilidad; así no necesitas cartuchos adicionales. El propio generador de vapor te hará saber cuándo es necesario proceder a descalcificar cuando muestre el piloto parpadeando parpadeando y emita un pitido.

centro planchado

Como complemento a tu plancha tradicional o como apuesta única para el cuidado de la ropa de toda la familia, una vez empiezas a utilizar tu primer centro de planchado ya no sabrás vivir sin él. ¡Aprovecha todas sus ventajas!

En Mi Mundo Philips | Vuelta al cole con la ropa perfecta: cómo te puede ayudar un centro de planchado

En Mi Mundo Philips | Diviértete planchando con estas sencillas ideas

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.