Cómo seguir disfrutando de tu café recién hecho en verano

, 3 de julio de 2018

Café con calor

Con el calor del verano parece que el cuerpo solo nos pide cosas frescas para hacer frente a las altas temperaturas. Batidos, zumos, helados, limonada… y, por supuesto, recetas frías con café. ¿Significa eso que tenemos que renunciar a nuestro café recién hecho? Ni mucho menos, también en verano podemos seguir disfrutando de nuestra taza favorita. ¡Descubre cómo ganar la partida al calor!

El café caliente te puede ayudar a refrescarte

Café caliente

Parece una contradicción, pero la comida y las bebidas calientes pueden ayudarnos a mantener el cuerpo más fresco, regulando nuestra temperatura, aunque estemos en plena ola de calor. La idea no resulta tan descabellada si pensamos que en países tropicales y con temperaturas muy altas, como el norte de África o la India, beben té caliente a diario. ¿Cómo es posible?

La explicación es muy sencilla: el cuerpo es muy listo. Si la temperatura externa es elevada e ingerimos café caliente, el organismo se autorregula, produciendo una mayor evaporación de sudor a través de la piel. De esta forma, en lugar de aumentar, se desciende la temperatura del cuerpo. Es un mecanismo natural que funciona mejor en ambientes de baja humedad, y siempre que vistamos ropa fresca y transpirable.

El café no deshidrata

Experiencias de café

Existe el falso mito o creencia de que el café es un diurético, pero se ha demostrado que no es así, ya que su efecto es mínimo. El café o la cafeína no deshidratan, y de hecho su consumo habitual puede ayudar a mantener una correcta hidratación del organismo, algo fundamental en condiciones de mucho calor.

Dentro de una alimentación equilibrada las bebidas de café contribuyen a la ingesta total de agua que el cuerpo necesita. Tiene sentido, teniendo en cuenta que gran parte del contenido de cualquier preparación con café es agua, y también hidratan las preparaciones que contienen leche u otras bebidas vegetales.

Un poco de sentido común en verano

 

Esto parece obvio, pero no está de más recordar que quizá no es buena idea tomarse el café humeante al sol o en la terraza si el termómetro marca 37ºC. Fuera de casa busca locales climatizados o disfruta del refugio de tu hogar , con el aire acondicionado, un ventilador o en la zona más fresca de la casa.

Quizá tengas que esperar un poco más a que tu café recién hecho se atempere un poco; también es típico del verano que todo se ralentice y nos tomemos las cosas con más calma. En el desayuno cambia las porras y churros por algo más ligero y fresco, como yogur con avena y fruta, y si lo prefieres en la sobremesa evita las comidas copiosas y pesadas.

Regular la temperatura del café en casa

cafetera xelsis

¿Cuántas veces te has servido el café demasiado caliente o con la leche casi hirviendo en una cafetería? Esa es una de las grandes ventajas que tienen las cafeteras superautomáticas: poder controlar todos los aspectos de la preparación en casa, a nuestro gusto.

La tecnología de los modelos más avanzados de las cafeteras espresso nos permiten ajustar la temperatura del café y de las recetas con leche. Así podemos personalizar nuestro café favorito hasta el mínimo detalle, además de la intensidad o el grado de molido. Y al poder memorizar los ajustes podemos tener nuestra receta de café favorita para el invierno y otra para el verano, con solo pulsar un botón.

Café caliente, leche y espuma fría

Café en verano. Espumador

Por mucho que nos guste el café caliente recién hecho, si queremos tomar un cappuccino o un café latte y añadimos leche caliente, tendremos la temperatura puede elevarse demasiado y habrá que esperar el doble para poder tomarlo. En plena ola de calor de verano parece que todo tarda una eternidad en enfriarse.

¿Cuál es la solución? Preparar las recetas con leche fría. Con el espumador de leche Milk Twister de Philips podemos obtener una espuma perfecta, densa y cremosa, también con leche o bebidas vegetales muy frías. Así podemos jugar con todas sus posibilidades creando nuestras recetas al gusto, combinando café caliente y espuma fría o preparando directamente recetas refrescantes.

Café con hielo con la máxima intensidad

El clásico café con hielo invade las terrazas de bares y cafeterías cuando más aprietan los calores, pero los más sibaritas suelen rechazar esta forma de tomar su bebida favorita. El motivo es que el hielo termina aguando el café, y para colmo a veces los cubitos de hostelería no son de la calidad que uno podría esperar.

La mejor forma de disfrutar de un café con hielo refrescante y con toda la intensidad aromática es convirtiendo el propio café en cubitos. Algo tan sencillo como preparar tu café al gusto, esperar a que enfríe un poco y congelarlo en una cubitera adecuada.

Así puedes enfriar café recién hecho o una base de leche para tener una bebida muy sabrosa sin miedo a que se diluya o a que quede aguada. Aquí puedes ver el paso a paso con más detalle, y si quieres algo aún más refrescante, tritura el hielo de café para montarte un granizado.

Todo un mundo de recetas refrescantes de café

Café con hielo

Un verdadero cafetero gourmet siempre defenderá que el auténtico espresso tiene que tomarse recién hecho y caliente, pero eso no impide que podamos disfrutar de otras muchas formas de nuestra bebida favorita; ¡puede haber un momento para todo!

Este año siguen las tendencias más modernas de café nitro, espresso tonic, cold brew o iced latte, pero hay otros clásicos de heladería que nunca fallan y que podemos preparar en casa. El batido de vainilla con café, el frappé o el affogato son verdaderas delicias muy refrescantes que te encantará tomar cuando más suba el termómetro, estupendos en la sobremesa o a la hora de la merienda.

Para esas mañanas en las que la ola de calor aprieta desde primera hora, un cortado o café con leche con hielo puede ser la solución ideal, y si lo tuyo es el deporte puedes apostar por batidos de café para reponer fuerzas después de entrenar.

¿Cena en casa con amigos? Sorprende con un postre muy cafetero que evitará sudores en la mesa; hay muchísimas opciones irresistibles: helado, semifrío, flan, polos, gelatina, sorbete… Recuerda que conseguirás todo el sabor del mejor café utilizando tu cafetera superautomática con granos frescos recién molidos, evita los sucedáneos solubles o los típicos aromas que se usan en la industria repostera.

Ya ves que hay muchas maneras de seguir disfrutando del café recién hecho también en verano, caliente o frío, solo o con leche, a cualquier hora del día. ¿Cómo te gusta tomarlo a ti cuando más aprieta el calor?

Fotos | Unsplash

En Mi Mundo Philips | Por qué en Italia no hay Starbucks o cómo el café italiano sigue siendo el mejor del mundo

En Mi Mundo Philips | Cinco ideas de aperitivo salado para tomar con café

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.