Cómo sobrevivir al primer resfriado del bebé: seis artículos que ayudan de verdad

, 14 de febrero de 2018

Estamos en época de resfriados y los virus pululan por el ambiente. Es muy probable que no podamos evitar el primer resfriado por mucho que le abriguemos, por mucho cuidado que pongamos y por mucho que lo evitemos de todas las maneras posibles. Una vez contagiado, no queda otra que pasar la enfermedad lo antes posible e intentar que ésta no vaya a más. Recuerda siempre ir al pediatra si el catarro es persistente o si el pequeño tiene fiebre, sobre todo si tiene pocos meses.

Para resfriados comunes, te contamos los remedios a nuestro alcance y echaremos una mano de artículos que nos ayudan en caso de catarro del bebé.

El catarro en sí no es grave, pero éste puede desencadenar fácilmente en bronquilitis en bebés y menores de dos años, ya que sus vías respiratorias son más cortas. Así que para prevenir complicaciones del catarro, debemos cuidar el bebé con la tecnología y ayudas que tenemos:

  1. Humidificador. Se trata de que el ambiente normalmente reseco de nuestra casa en invierno debido a las calefacciones, sea más húmedo para que le permita respirar mejor. Un humidificador puede ser muy útil en estos casos como los de la gama Philips y si el pequeño tiene un cuadro de caracter alérgico, puedes valorar tener un purificador de aire en casa como el de Philips.
  2.  Aspirador nasal. Aunque parece un aparato de tortura, y lo pasaremos fatal absorbiendo el exceso de mucosidad del bebé, lo cierto es que los pequeños no eliminan bien los mocos ni las flemas, así que el exceso de mucosidad puede bajar hacia bronquios y pulmones. Para evitarlo, deberíamos utilizar el aspirador cuando veamos que el pequeño tiene dificultades para respirar. Pregunta siempre al pedriata cómo y cuándo utilizarlo, ya que su uso en exceso no es recomendable.termometro de oído
  3. Termómetro. La fiebre no es más que una respuesta del cuerpo ante una infección, y entra dentro de lo normal en un bebé con catarro. Lo que sí debemos hacer en caso de fiebre es seguir un buen control de la misma, controlar que no suba por encima de 39 grados, comprobar cuántos días dura, etc. Para ello recomendamos el termómetro inteligente de Philips Avent que toma la temperatura en el oído de manera rápida y precisa y que nos permite registrar la temperatura de inmediato en un dispositivo móvil gracias a la aplicación uGrow.

4. Suero nasal. Hay que aplicarlo suavemente con la cabeza del bebé inclinada hacia un lado, y luego en el otro orificio nasal, con la cabeza del bebé inclinada hacia el otro lado. Después le incorporamos para que vaya expulsando el exceso de mucosidad. Si aún sigue sin poder respirar, podemos utilizar el aspirador nasal.

5. Agua, leche materna, leche de fórmula, etc. El bebé probablemente no tenga mucha hambre ni ganas de comer, pero cuanto más líquido absorba, mejor, así que debemos ofrecerle algo para beber de manera frecuente para que se mantenga hidratado. Si el bebé tiene más de seis meses se le pueden ofrecer caldos de verduras que también aportan mucho líquido al cuerpo

6. Media cebolla partida por la mitad. La casa olerá a rayos, pero el truco de la cebolla partida y de las sustancias que emana se supone que alivia la tos y ayuda a respirar a los bebés. Es un remedio utilizado muchísimo, aunque no se tenga evidencia científica del mismo.

Por supuesto, también debemos seguir las recomendaciones clásicas de elevar ligeramente del bebé con una almohada la cabeza para que respire mejor, intentar que duerma y descanse todo lo posible hasta que se haya pasado el catarro. Y recordar siempre que la mejor manera de prevenir contagios es lavándose frecuentemente las manos y coger al bebé siempre con las manos limpias.

 

Fotos | iStock GrashAlextatyana_tomsickovaaywan88

En Mi Mundo Philips | 15 preguntas que debes hacerle al pediatra en las primeras revisiones del bebé

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.