Cómo solucionar fácilmente los cuatro errores más comunes en la cocina

, 4 de septiembre de 2013

Hasta al más experto en la cocina hay días que se le va la mano y las cosas no le salen como deberían de ser. Por lo general los excesos en algún ingrediente en concreto son los más difíciles de arreglar, pero siempre existen algunos trucos como los que hoy os enseñamos que si bien no son la solución total, consiguen arreglar en gran medida aquello en lo que nuestro plato falla. ¿Quieres conocerlos?

Cómo arreglar una comida muy salada

A todos nos ha pasado, la comida muy bien preparada, pero… solo sabe a sal. Para arreglar este desaguisado tenemos un aliado ideal, la patata. Coge unos trozos de patata y añádelos al guiso o a la salsa y déjalos cocinar durante veinte minutos. Después ya decides si las sirves en el plato o bien las retiras. También añadiendo verduras dulces pochadas como zanahorias, cebolletas o puerro se consigue neutralizar un sabor excesivamente salado.

Cómo arreglar una comida muy picante

Si lo que queríamos era dar un sutil toque picante y se nos ha ido la mano con la guindilla, lo ideal es añadir a la salsa o crema un poco de manzana rallada, o si combina bien su sabor con los lácteos, agregarle una cierta cantidad de nata, yogur o leche. También cuando es un guiso podemos repetir el truco anterior de la patata para absorber el exceso de picante, pero en cambio si lo que pica es una salsa de tomate, bastará con añadir más cantidad de esta salsa y agregarle un poco de azúcar.

Cómo arreglar una comida demasiado grasienta

Lo ideal para estos casos es permitir que la comida enfríe totalmente en la nevera y una vez pasado un tiempo retirarle con una cuchara la capa dura superficial que es donde va la grasa. Cuando es un caldo precisa más tiempo, y por lo menos necesita de un día completo en el frigorífico para que la grasa ascienda y solidifique en la superficie.

Cómo arreglar una salsa muy líquida

Las salsa a veces quedan poco espesas, para hacerlas más densas si bien existen espesantes instantáneos sin cocción puede ser que no los tengas a mano, así que utiliza estos sencillos trucos como sería añadir a la salsa un poco de harina refinada de maíz o unos copos instantáneos de puré de patata disueltos en un poco de líquido frío. Otras maneras pueden ser añadir una picada de frutos secos, pan rallado o incluso un trozo de pan tostado.

Y vosotros ¿tenéis algún buen truco para arreglar estos errores comunes en la cocina? Nos gustaría que los compartierais.

Imagen | Strupler para Flickr
En Mi Mundo Philips | ¿Cultivas hierbas aromáticas en casa? Te enseñamos tres métodos para conservarlas todo el año

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.