Cómo solucionar las principales molestias durante la lactancia

, 16 de octubre de 2013

Steps_to_latch_on_03-L

La lactancia materna es una de las mejores experiencias que puedes compartir con tu hijo, pero a veces puede causar molestias. No te conformes con “es normal“, la lactancia nunca debería ser dolorosa, y trata de buscar solución a tu problema. Tranquila, casi todas las molestias se pueden solucionar y nosotros te explicamos cómo.

Pezones irritados

Los primeros días puedes notar ciertas molestias, sobre todo si tienes los pezones sensibles, pero si ves que el problema persiste, consulta con tu matrona y con el pediatra del bebé. La mayor veces de las molestias en el pecho están causadas por una postura incorrecta a la hora de amamantar, pero también puede ser un problema en la boca del bebé, como candidiasis o frenillo. Los especialistas en lactancia te pueden asesorar si es necesario un tratamiento.

Si notas que el bebé te está haciendo daño, retírale del pecho introduciendo el meñique entre su boca y tu pecho y vuelve a adoptar una postura correcta. Recuerda que él debe tener en su boca le pezón y parte de la areola. Para curar las heridas del pezón, existen cremas específicas para pezones irritados o puedes extraer unas gotas de leche cuando termine la toma y extenderlas por el pezón, dejando secar el pecho al aire. Es una excelente cura.

Los protectores de pezones o las conchas protectoras te pueden ayudar a curar los pezones mientras mejoras tu técnica de amamantamiento.

SCF156_01-TLP-global-001

Congestión mamaria

Se produce una inflamación del pecho por el volumen de leche acumulado. La congestión mamaria puede aparecer si el bebé se salta tomas o no come correctamente. Notas los pechos duros, pesados y calientes, hinchados y abultados. Puede que al bebé le resulte difícil agarrarse si el pezón y el área de la areola están inflamados.

Para solucionar este problema, prueba a colocar almohadillas frías dentro del sujetador tras cada toma durante media hora como máximo. El calor y un suave masaje antes de las tomas puede ayudar a que fluya la leche. Extráete una pequeña cantidad de leche primero o colócate unas conchas protectoras para ablandar la areola; todo ello puede facilitar el agarre del bebé. Extráete de antemano la leche si sabes que no vas a estar con el bebé a la hora de la toma.

Las almohadillas térmicas de Philips AVENT pueden usarse en frío guardándolas en la nevera o en el congelador y usándolas con la funda, o en caliente calentándolas en agua caliente.

SCF258_02-RTP-global-001_lowres

Candidiasis

La candidiasis es una infección por hongos que puede afectar a la boca del bebé, al pecho de la madre o a ambos. Suele ocurrir tras un período de lactancia sin problemas. Notarás que los pezones tienen un color rosáceo, están muy brillantes y se notan irritados. Puede que te piquen o que los notes calientes. La candidiasis se manifiesta en la boca del bebé en forma de puntos blancos que están irritados y rosáceos por debajo. También puede que el bebé presente dermatitis del pañal con puntos rosáceos. La candidiasis debe tratarse con un médico tanto para la madre como para el pequeño.

En Mi mundo Philips | ¡Tan pequeños y con crisis! Los estirones o crisis de crecimiento de los bebés

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.


  • Tere

    A mi me salen una grietas dolorosísimas…Voy a probar con los protectores, a ver qué tal…

  • Chloe

    Tere, primero de todo consulta con una matrona o una especialista en lactancia, porque puede que no estés haciendo bien el agarre, no es normal que tengas grietas.