Los mejores consejos de matrona para solucionar los problemas más frecuentes de la lactancia materna

, 18 de febrero de 2016

Lactancia maternaLa lactancia materna es uno de los mayores regalos que podemos hacer a nuestros hijos. Es un momento de contacto muy íntimo entre una madre y su bebé. Pero no siempre es fácil y a veces pueden surgir varios problemas que incluso llevan en ocasiones a abandonar la lactancia. Aquí os explico los problemas más frecuentes y cómo solucionarlos.

Dolor en los pezones

Durante los primeros días después del parto, es común que esta zona del pecho pueda molestar un poco, sobre todo al principio de la toma. Esto suele ocurrir por la succión tan continuada y a veces intensa del bebé, lo que puede provocar la irritación de la piel del pezón. Pero si el dolor persiste después de unos días o no se limita al inicio de la toma, suele ser indicativo de varias situaciones:

  • La primera y más común se produce por la mala posición del bebé en el amamantamiento: recuerda que la posición correcta es aquella en la que el bebé está completamente girado hacia la madre, barriga con barriga, y mantiene la boca bien abierta, agarrando no solo el pezón, sino también la areola.
  • La segunda puede ser debida a una sensibilidad extrema de la piel de esa zona, haciendo que el propio mecanismo de succión, incluso siendo el correcto, provoque una gran irritación del pezón.
  • La tercera es la que llamamos el “síndrome del pezón vacío” y se da cuándo solo el dolor tiene lugar al principio del enganche. Para solucionarlo, hay un buen truco que consiste en sacar un poco de leche antes de ofrecerle el pecho al bebé. De esta manera, conseguimos que el pezón ya esté lleno de leche antes de que se inicie la succión.
  • La cuarta puede ser causada por algún problema previo en el propio pezón, como ocurre en el caso del pezón plano o invertido. Esto puede solucionarse fácilmente con el uso de unas pezoneras de silicona.

Grietas

Suponen una de las principales causas de abandono de la lactancia por el dolor que producen. La causa de la aparición de las grietas es siempre una mala postura al amamantar. Aquí anotamos algunos consejos para que esto no ocurra:

  • Antes de comenzar la toma, coloca a tu bebé completamente paralelo a ti, de manera que su barriga y la tuya estén bien pegadas.
  • Nunca permitas que el bebé mame con la boca semicerrada y se enganche solo al pezón; si tiende a cerrar la boca, sácale el pecho y vuelve a intentarlo las veces que haga falta hasta que consigas que tu bebé agarre la areola, y no solo el pezón.
  • Al terminar la toma, te aconsejo que siempre te saques un poco de leche y lo extiendas alrededor del pezón (de esta manera lo lubricas, y además, gracias a los anticuerpos contenidos en la leche materna impedimos una posible infección).
  • Después del paso anterior, aplícate una pomada de lanolina sobre las grietas.
  • Y un paso importantísimo, intenta mantener el pecho al aire el mayor tiempo posible. Si lo haces, notarás un gran alivio del dolor producido por la grieta, y su proceso de cicatrización será mucho más rápido
Postura correcta lactancia

Ingurgitación mamaria

Se produce cuando los pechos producen más leche de la que el lactante extrae, aumentando ambos de tamaño y provocando dolor. Suele ocurrir al comienzo de la lactancia con la “subida de la leche”. Para prevenir que esto ocurra, es necesario poner al bebé al pecho cuanto antes después del parto y darle de mamar libremente, tanto de día como de noche.

Si aun así se producen problemas debido a la congestión mamaria, es importante vaciar bien el pecho, ya que esta ingurgitación mantenida puede conllevar a la aparición de una mastitis. Hay que saber que si el pecho está muy duro es probable que el lactante no sea capaz de sacar la leche, así que habrá que seguir los siguientes pasos:

  • 1. Lo primero antes de intentar sacar la leche, es ablandar bien la mama. Esto se consigue siempre con calor local (mediante un baño con agua caliente, aplicación de compresas calientes o bolsa de agua sobre el pecho)
  • 2. Masaje sobre el pecho, siempre en dirección al pezón, vaciando los posibles nódulos de acúmulo de leche que se han podido formar en cualquier parte de la mama
  • 3. Extracción de leche antes. Sácate siempre un poco de leche antes de ofrecérselo al bebé, de manera que la mama esté ya algo más blanda y el lactante pueda mamar sin problemas. En caso de que tengas que estar separada de tu hijo en alguna toma, lo recomendable es extraerse la leche y dejarlo todo preparado para cuando llegue el momento de volver a alimentarle.
  • 4. No te olvides de aplicarte durante al menos 5 minutos frío en el pecho entre toma y toma (una bolsa de congelados o compresas frías). A veces incluso es necesario la toma de algún antiinflamatorio y calmante para reducir el dolor.

En unos días la producción de la leche se regula, empezando a producir sólo la cantidad que el bebé demanda y disminuyendo así la congestión.

Mastitis

Se trata de una inflamación aguda del tejido de la mama. Puede ser de origen no infeccioso (provocado por un estasis de leche) o por contaminación infecciosa. En este caso, suele ir acompañada de fiebre y será necesario la toma de algún antibiótico.

En cualquier caso, os recomiendo acudir a vuestro médico o vuestra matrona para que os pauten el tratamiento más adecuado.

18231531739_0131c3e05e_k

Pezón plano o invertido

Este tipo de problemas se suele resolver fácilmente con el uso de una pezonera.

Pero es cierto que en algunos casos, la lactancia puede hacerse muy difícil. Yo, en este caso, y siempre que la madre quiera continuar con la lactancia materna, le recomiendo que use un sacaleches para vaciar el pecho y que le dé a su hijo su propia leche en biberón. De esta manera, se evita un sufrimiento innecesario, pero ambos continúan con la lactancia.

Lo importante es que ambos disfrutéis del momento, y que sepáis cómo resolver los posibles obstáculos que puedan aparecer.

 En Mi Mundo Philips | 13 mitos contra la lactancia materna que han resultado ser falsos

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.