Cómo tener la ropa blanca siempre perfecta

, 7 de noviembre de 2016

En un buen armario nunca faltan las prendas blancas, tanto en verano como en invierno. Combinan bien con todo y dan toques luminosos y de vitalidad a cualquier estilo, sin olvidarnos de los textiles de hogar. La ropa blanca es básica en el día a día pero también es una de las más difíciles de lavar y mantener con el tiempo. Si quieres tenerla siempre perfecta, apunta bien estos trucos.

Lavar la ropa blanca

Hasta el más novato en las tareas de casa sabe que la ropa blanca se debería lavar siempre separada de la ropa de color. Hay quien también mete en la colada blanca prendas grises o con colores pasteles, ya que teóricamente no deberían desteñir en el lavado. Pero si quieres conservar los textiles blancos siempre perfectos, mejor dedica una lavadora exclusivamente a la ropa totalmente blanca, sin medias tintas.

Aprovecha para hacer un lavado tanto de camisas y camisetas como de ropa interior, sábanas, fundas de almohadas, servilletas, manteles, trapos, etc. Te sorprenderá darte cuenta de la cantidad de ropa blanca que tienes en casa, más allá de tu armario. Escoge programas de agua fría, ya que penetra mejor en los tejidos sin estropearlos, y evita todo lo posible el uso de lejía. Además, es recomendable no mezclar las toallas con las sábanas más delicadas, porque podrían trasladar sus pelusas.

Trucos para conservar el blanco más tiempo

ropa blanca

No dejes que la colada pase mucho tiempo en la lavadora cuando ha terminado el ciclo de lavado. Tiende la ropa cuanto antes, mucho mejor si lo haces al sol. Si bien los rayos pueden estropear las prendas delicadas de colores fuertes, el poder ultravioleta sienta de maravilla al color blanco. Un buen secado al sol cálido de otoño puede incluso blanquear prendas que han quedado desgastadas.

Y por supuesto, es importante actuar contra las manchas lo antes posible, sobre todo si queremos evitar usar lejía. Ten a mano productos específicos de actuación rápida que no sean agresivos, siempre de acuerdo con las necesidades de cada tejido. Si las manchas son viejas o persistentes, apuesta por viejos trucos de toda la vida. Un remojo en agua con limón, agua oxigenada o bicarbonato ayuda a eliminar la suciedad antes de la lavadora, y también contribuye a potenciar los tonos blancos sin amarillear.

Además, si utilizas productos como el vaporizador Steam&Go podrás dejar la ropa como recién planchada, retrasando también el momento de lavarla. Un último consejo, ten cuidado con los perfumes y colonias que pueden dejar manchas y surcos las prendas claras. Mantener la ropa blanca siempre perfecta no es en realidad tan difícil, sigue estas recomendaciones y verás tus blancos se manienen luminosos durante mucho tiempo.

En Mi Mundo Philips | Trucos para aprovechar el bicarbonato en el hogar más allá de la cocina

En Mi Mundo Philips | 9 manchas frecuentes en el hogar y cómo solucionarlas

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.