Consejos para viajar sin estrés si estás dando el pecho

, 6 de abril de 2018

viajar con bebe

La lactancia hace que se cambie el ritmo en los viajes. Nos tenemos que adaptar a las tomas del bebé para intentar que el viaje sea más llevadero para todos. La lactancia en los viajes puede ser de gran ayuda para calmar al bebé si está nervioso o molesto por el trayecto en coche o en avión, pero también hay artículos que resultan indispensables y que nos pueden ayudar a viajar sin estrés y de manera más relajada si preferimos darle el biberón.

Cómo te puede ayudar la lactancia materna en los viajes

La lactancia ayuda a calmar y a tranquilizar al bebé, también cuando está molesto con el viaje. Los viajes largos suponen una alteración en los horarios de comidas y de sueños que los más pequeños no suelen llevar muy bien. Si puedes tomarte un respiro para darle el pecho, te lo agradecerá y así quizás consiga dormir un rato.

Además, si vas a viajar en avión con tu bebé recuerda que el hecho de mamar le ayudará a destaponar los oídos y a calmar el dolor causado por los cambios de presión dentro de la cabina, así que lo ideal es poder hacer las tomas en los aterrizajes o en los despegues del avión. En el avión, el bebé viaja encima de nosotros sujeto con un cinturón que se engancha a nuestro propio cinturón, así que en ese sentido, es fácil encontrar la postura dentro de los estrechos asientos de la clase turista.

Los viajes suelen provocar calor y deshidratación en los bebés, y por eso es posible que quiera aumentar la frecuencia de las tomas, aunque solo sea para calmar la sed. Procura no abrigarle demasiado para que no pase calor, pero lleva una mantita a mano para cubrirle si el aire acondicionado es fuerte y si lo necesitas, crear más intimidad cuando estés dando el pecho.

La lactancia ayuda, aunque también como sabes puede ralentizar los planes, así que tómate el viaje sin prisas y sin planes cerrados. Para y busca un rincón agradable para dar el pecho. Si estás haciendo turismo, aprovecha para tomar un refreso en una terraza, o simplemente descansar en un banco. Intenta adelantarte a las tomas y evitar que el pequeño llegue a su límite de hambre para no tener que parar en cualquier lado. En resumen, no te pongas horas de llegada ni de salida.

Sacaleches y biberones anticólicos, una ayuda indispensable

viajar con bebe

Si tienes que conducir, si el viaje es largo y necesitas ayuda, no está de mas llevar un sacaleches manual contigo, ya que no ocupa ni pesa nada y te puede facilitar las tomas y hacerlas más rápidas. También te permite cambiar los horarios para adaptarlos a las paradas y descansos que vayas a realizar durante el viaje. No olvides llevar la leche materna bien almacenada en un portabiberones térmico que aísle la temperatura de la leche, para que no se estropee.

viajar con bebe

Tú misma verás si te resulta más fácil o más cómodo darle el pecho al bebé o darle biberón con leche materna, pero lo ideal es tener opciones que te permitan adaptarte a lo que el viaje te permite hacer en cada momento y así tener una mejor experiencia tanto tú como tu bebé.

El estómago siempre delicado de los bebés puede sufrir aún más en los viajes, así que es especialmente importante que los biberones tengan sistema anticólicos, para que al aire no entre en la tripita del bebé. Así reduciremos la incomodidad y los gases y podrá viajar más tranquilo.

Con los bebés, los viajes pueden ser ideales si duermen y descansan lo suficiente, pero se pueden hacer pesadísimos si el bebé está incómodo y llora. Prueba distintas opciones (viajar de noche, de día, hacer paradas frecuentes) lo que mejor y más cómodo resulte para ti y para tu hijo o hija hasta encontrar la manera más calmada y tranquila de realizar el viaje.

 

Fotos | iStock Halfpoint, iStock yaoinlove

En Mi Mundo Philips | Viajar con bebés… y que sean vacaciones de verdad

 

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.