Consejos que me dio mi madre para estar guapo que nunca olvido

, 26 de abril de 2016

20160426_Madrehijo

No hay madre en el mundo que no diga que su hijo es el más guapo. Eso es así. Pero aunque lo digan (y piensen de verdad), también contribuyen con sus consejos a que estemos más guapos todavía. Así que aprovechando que este domingo es el Día de la Madre, voy a compartir con vosotros los consejos de la mía para ser el hijo más guapo del mundo mundial.

Come, come y come

Desconozco que si todas las madres son iguales en este sentido, pero el caso es que para la mía un hijo guapo es un hijo bien alimentado. Por eso, me atrevería a decir que su pregunta favorita cada vez que hablo con ella es “¿Qué has comido hoy?”.

Lo cierto es que no va desencaminada, porque en gran medida que nos veamos bien por fuera depende de lo que comemos. Y qué narices, a ver si no estamos más guapos después de comernos unas lentejas o un cocido preparado por nuestra madre. Eso es felicidad y, por lo tanto, guapura.

Los zapatos, siempre limpios

Si hay algo que he aprendido de mi madre en lo que a moda se refiere es que siempre hay que llevar los zapatos limpios. Porque se puede ir impecablemente vestido, pero si los zapatos están sucios, se va todo el look al garete.

Así que amigos, no olvidéis salir de casa sin darle una pasadita al calzado que llevemos ese día y, si tenéis alguna duda, aquí podréis ver cómo se limpian los zapatos de piel y los de ante.

¡Aféitate, hijo mío!

Atención, pregunta: ¿qué le pasa a las madres con las barbas? Pocas conozco que no prefieran a sus hijos afeitados. Supongo que en cierto modo querrán seguir viéndonos como sus pequeños imberbes para los que no pasa el tiempo.

En este punto, mi madre no ha ganado la batalla. Sabéis de sobra que yo soy de barba y mucho me temo que va a seguir siendo así por mucho tiempo. Pero si vosotros preferís rendiros al sermón materno (hay madres realmente convincentes), tenéis afeitadoras Philips con las que hacer feliz a vuestra progenitora.

Sea como fuere, feliz día a todas las madres que se preocupan por nuestra belleza, pero sobre todo a la mía que es la que me sufre a diario. ¡Felicidades, mamá!

Imagen | iStock.com/Christi Tolbert
En Mi mundo Philips | Pequeñas enseñanzas de tu padre que cada día valoras más

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.