Corbatas: todo lo que debes saber sobre el complemento masculino por excelencia

, 23 de noviembre de 2016

20161122_corbata_01

De pala ancha, estrecha, lisas, estampadas, discretas, llamativas… La corbata, en cualquiera de sus variantes, es sin duda alguna el complemento con mayor presencia en el armario masculino. Pasan los años, cambian las modas, pero la corbata sigue ahí, aportando un toque elegante a cualquier look que se precie. Hoy, aquí, te contamos todo lo que debes saber sobre ella.

Un poco de historia

Empecemos, como no puede ser de otra forma, por el principio. En concreto, por los principios de la corbata. ¿Dónde se origina este complemento? Debemos remontarnos hasta 1660 para conocer lo que se considera el nacimiento oficial de la corbata.

Se produjo cuando Luis XIV de Francia recibió al ejército croata, cuyos integrantes llevaban unos pañuelos anudados al cuello. Al monarca le gustó mucho este complemento y decidió que el regimiento real llevara unos parecidos con la insignia real.

Con el paso de los años, el uso de estos pañuelos (cada uno de su padre y de su madre) se fue extendiendo también a otros países, hasta que a comienzos del siglo XX se empezaron a confeccionar en Europa ya de forma, digamos, más seria. Con sus patrones y tal.

Tipos de corbatas

20161122_corbata_02

Actualmente encontramos en el mercado una gran variedad de corbatas diferentes, tanto por el tejido, como por el tipo de pala o dibujo. Así que vamos a hacer una selección básica para que no nos perdamos entre tanta posibilidad.

Ancho de la pala

Si a partir de ahora te fijas en todas las corbatas que se cruzan en tu camino, pronto te darás cuenta de que las hay de diferente anchura. Lo que debes saber es que actualmente se lleva un tamaño medio, en torno a los 8 ó 9 centímetros en la parte más ancha. Las que superan esa cifra suelen dar una imagen anticuada, mientras que las más estrechas dan cierto toque informal.

Tejidos

Evidentemente, cuanta mayor calidad tenga el tejido, mejor quedará la corbata. Puedes encontrar en el mercado muchas de algodón o poliester a un precio razonable, que son perfectas para el día a día. Pero si quieres algo más elegante, deberás invertir en corbatas de seda.

Otra opción para sport son las corbatas de punto, cuya forma, a diferencia de las anteriores, es recta en lugar de acabar en punta. Para guardarlas, ten en cuenta que no debes colgarlas, ya que irán estirando y no queremos que se conviertan en una bufanda.

Colores y estampados

Sobre este punto, la primera pregunta que debes hacerte es si quieres una corbata lisa o estampada. Si no eres muy hábil a la hora de combinar, lo más fácil es que te decantes por corbatas de colores lisos, con las que seguramente no tendrás problemas.

En caso de que la prefieras con un estampado, mi sugerencia es que evites las estridencias. Mucho mejor si escoges estampados pequeños en los que no haya demasiada mezcla de colores.

En cuanto a cuándo utilizar cada una, por el día usa colores más claros y estampados, mientras que para la noche reserva aquellas de tonalidades más oscuras.

Nudo de corbata

20161122_corbata_03

Y llegamos al momento nudo, ese que muchos hombres ya dominan, pero que al que otros se siguen resistiendo como si se tratara de un doctorado en Física Cuántica. Más claro no lo voy a poder decir: tienes que aprender a hacer el nudo de la corbata, PERO YA.

Los hay muchos y de diferentes tipos, pero al menos aprende el más básico, el nudo simple o americano, que te explicamos divinamente en este post. Recuerda que el nudo debe ir bien apretado (sin que nos ahogue, claro) y que la pala debe llegar justo al filo del cinturón

Cuidado porque vale hacer el nudo a la corbata y dejárselo hecho para siempre jamás, ya que lo único que conseguirás con ello es que la corbata se arrugue y termine estropeándose. Una vez que te la quites, deshaces el nudo y la colocas con mucho mimo en el corbatero, para que la próxima vez que la quieras usar esté impecable. Eso si no se ha manchado, porque en tal caso, toca poner rumbo a la tintorería.

Con este consejo ponemos fin a este especial sobre la corbata y ahora te toca a ti: ¿la usas habitualmente? ¿Te gusta este complemento o, por el contrario, te resulta incómodo?

Imágenes | iStock.com/monkeybusinessimages | iStock.com/Halfpoint | iStock.com/OcusFocus
En Mi mundo Philips | ¿Traje y camisa de rayas con corbata de lunares? Si Michael Fassbender puede, nosotros también

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.