Cosas que todo hombre debe saber: comerse las 12 uvas en Nochevieja sin atragantarse

, 29 de diciembre de 2015

Nochevieja

Amigos, esto se acaba. Me refiero al año, oiga, no al blog, que aún queda Mi mundo Philips para rato. El caso es que en apenas unos días estaremos diciendo adiós a 2015 y dando la bienvenida a 2016, momento que nos pillará con la boca llena de uvas. Doce, para ser más exactos.

Así que para facilitarte al máximo posible esta transición, vamos a hacer una edición especial de nuestra serie “Cosas que todo hombre debe saber” para centrarnos en cómo comernos las 12 uvas en Nochevieja sin atragantarnos. Para ello, te recomiendo unos sencillos pasos.

1. Sé listo y adelántate al resto de la familia, eligiendo el cuenco que tenga las uvas más pequeñas. Si es necesario arriesgarse y cambiar unas por otras, hazlo. Así, de paso, te podrás vengar del cuñado que peor te cae, dejándole a él las más gordas.

2. Dedica unos segundos previos a la relajación. Cierra los ojos, respira profundo, alinea los chakras y deja la mente en blanco, todo ello con el objetivo de alejar nervios y ganas de reírte. No hay nada peor que te venga una carcajada en plena ingesta de uvas. Correrás el riesgo de que el juguillo se te vaya por el otro lado y que trozos de uva salgan disparados por la nariz. No queremos esto. A no ser, claro está, que haya una elevada probabilidad de que esos trozos de uva vayan a parar al cuñado que peor te cae.

3. Concéntrate en lo que diga la Anne Igartiburu o el Ramón García de turno. Si ellos dicen que lo que suena son los cuartos, no les cuestiones y si el cuñado que peor te cae dice lo contrario o empieza a comer uvas antes de tiempo, pasa de él.

4. Ve metiendo, una a una, las uvas dentro de tu boca al ritmo de las campanadas. Lo ideal es que mastiques rápido dos o tres veces y tragues en la medida de lo posible. Si se te empiezan a acumular en la boca, no desesperes. Con tranquilidad, ve almacenando las uvas en los carrillos como si fueses un hámster. Ya tendrás tiempo de tragar en 2016.

5. Pase lo que pase durante las campanadas, no apartes la vista del televisor, no hables, no te rías, no te levantes, no tosas y no estornudes. Y no le pegues al cuñado que peor te caiga, que hay que empezar el año de buen rollito.

¡Feliz 2016 a todos!

Imagen | Carol VanHook
En Mi mundo Philips | Cosas que todo hombre debe saber: elegir correctamente una americana

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.