Crianza de apego: ¿es malcriar a tu hijo?

, 25 de junio de 2018

malcriar hijos

Puede que pienses que estás malcriando a tu hijo porque le coges demasiado, porque duerme contigo o porque quieres evitar verle llorar a toda costa. Pero lo cierto es que los niños necesitan afecto, cariño y cercanía con los padres tanto como comer y dormir. Es importante que sientan que estás ahí para cuidarles y darles seguridad. La crianza con apego, está basada en como siempre se han criado los niños, de manera natural, y no es malcriar a los niños. ¿Sabemos diferenciarlo?

Los niños necesitan cercanía

Seguramente has oído alguna vez que si coges mucho a un niño en brazos lo acostumbras, o que lo estás malcriando porque duermes con él. Pero el recién nacido necesita seguridad, calor, cariño, oler a la madre y saber que pase lo que pase, alguien estará ahí para darle todas las necesidades que él no puede conseguir por sí mismo. Es un ser indefenso que necesita ser cuidado.

El colecho, colocando una cuna junto a la cama de los padres, puede ser un opción adecuada para el bebé y los padres si descubren que es la manera de que duerma mejor, más tiempo, y de que las tomas nocturnas sean más fáciles y cómodas.

malcriar hijos

Otra manera de estar siempre cerca del bebé es a través del porteo, es decir, llevándoloen una mochila portabebés adecuada. Las mujeres de las tribus de países en desarrollo lo llevan haciendo así toda la vida. No hacen falta carritos si ves que como mejor duerme el bebé, como más tranquilo va de paseo, es cuando te siente respirar junto a él en lugar de ir tumbado en una silla de paseo.

Los lloros son la única manera de comunicarse

¿El bebé llora y lo primero que haces es cogerle en brazos para consolarle? Obvio. El lloro del bebé es particularmente desagradable por cuestiones de supervivencia. El niño que llora fuerte era atendido antes que el que no llora. Llorar fuerte es una ventaja evolutiva, porque el bebé no puede hacer nada por sí mismo, aún no habla, y la única forma de expresarse, de hacerse oír, es través de los lloros.

malcriar hijos

No hace falta tampoco que vayas corriendo junto a él cada vez que llora o que emite el más mínimo sonido, pero dejarle llorando sin atenderle es innecesariamente cruel. Si llora, al niño le pasa algo, ya sea hambre, sueño, frío, calor, o simplemente, comprobar que no se ha quedado solo y que hay alguien cerca para cuidarle y atenderle. Calmarle en brazos es la mejor opción, y ya dejará de demandar brazos cuando crezca y sea suficientemente independiente y autónomo. De manera natural, los niños van demandando menos cercanía, y ya podremos fomentar su autonomía y su crecimiento y que no este siempre pegado a los padres cuando ya no sea un bebé.

La lactancia materna, la mejor opción para el bebé y la madre

La lactacia materna no solo es la opción más saludable para el bebé y para la madre, sino que refuerza los vínculos afectivos entre madre e hijo, fomentando una relación de amor que durará toda la vida. Aunque es cierto que muchas veces cogen el pecho más por consuelo que por hambre de verdad, debido al fuerte instinto de succión que poseen, ese contacto piel con piel es muy tranquilizador para ellos y ayuda a su desarrollo emocional.

De hecho, se ha demostrado que el tipo de apego que vivimos en nuestra infancia puede influir en nuestra salud mental, en nuestras relaciones y en nuestra autoestima durante nuestra vida adulta. Así que si tu instinto te dije que lo acunes en brazos, lo mimes y lo llenes de besos, no lo estás malcriando.

Fotos | iStock HalfpointAntonioGuillem

En Mi Mundo Philips | Olvida los mitos que te han contado sobre la maternidad con apego: así es la maternidad más cercana

 

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.