¿Cuáles son las claves para iluminar obras de arte?

, 28 de mayo de 2015

mona-lisa-690203_1280

Si tenemos una obra de arte en casa, querremos darle el protagonismo que se merece y eso se consigue en gran medida a través de la iluminación. Puede ser un cuadro o tal vez una escultura, que tenga un lugar preferente, por ejemplo, en nuestro salón.

En el caso de los cuadros lo mejor para que destaquen es iluminarlos desde arriba. Con bombillas, con un índice cromático alto que resalten sus colores, y colocadas en focos que desde lo alto apunten hacia el cuadro con una ligera inclinación. En el caso de las esculturas, el tema de la iluminación es algo más complejo.

the-louvre-690929_1280

La iluminación que elijamos influirá en la percepción que los observadores tengan de la escultura cuando la miren. En el caso de las esculturas no hay una norma tan genérica como en el caso de los cuadros, se pueden iluminar desde arriba o desde abajo e incluso desde los lados… Depende del efecto que queramos crear.

Además en las esculturas puede no quedar mal la creación de sombras, sino todo lo contrario, hay obras a las que ese efecto las favorece. Lo mejor será que antes de instalar la iluminación de forma definitiva, hagamos pruebas para ver cual es el tipo de iluminación que nos gusta más en función del efecto que queramos crear, de la forma y el tamaño de la escultura y del material con el que esté fabricada.

A día de hoy la iluminación, con el juego que permite en color e intensidad, tiene ya un gran componente artístico. En el caso de esculturas o estructuras en general, la luz puede incluso formar parte del conjunto de la obra. Es un efecto que se está viendo mucho también en arquitectura, en la iluminación de fachadas de edificios emblemáticos en grandes ciudades, como hemos visto en ocasiones cuando hemos hablado sobre iluminación urbana.

En Mi Mundo Philips | Cinco errores que no debes cometer al iluminar tu hogar

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.