Cuando la lactancia materna se hace cuesta arriba

, 28 de febrero de 2013

En mi caso, la lactancia materna fue una experiencia tan agradable, tan fácil, que me duele oir a madres que han querido dar pecho y no han podido. Pero la realidad es que hay gente a la que le cuesta. Hay casos en los que la cosa se complica, aún así, debes saber que también hay gente que consigue superar los problemas de la lactancia con ayuda médica y que terminan llevando a cabo una lactancia prolongada y satisfactoria.

Dolor en el pezón

Es normal sentir ciertas molestias en el pezón los primeros días de dar el pecho. Muchas veces basta con cambiar de posición para aliviar el dolor, aplicar crema de lanolina antes de cada toma (no es dañina para el bebé), y cuando termines de dar el pecho, extraerte unas gotas de leche extra y dejarlas secar al aire para que las grietas cicatricen bien. Consulta con tu matrona para encontrar una posición cómoda para amamantar y comprobar que el agarre se está produciendo correctamente. Lo normal es que no duela, así que no tienes porqué aguantarte el dolor.

Congestión mamaria

Los primeros días de subida de la leche es habitual notar el pecho muy hinchado y congestionado. Yo me asusté muchísimo, además que resultaba muy incómodo, y no sabía que tener el pecho tan lleno y tan duro era normal. Tranquila, se pasa enseguida. En estos casos, conviene descongestionar el pecho con la ayuda de extractores de leche, y aplicar calor y masajear la zona antes de cada toma y aplicar frío en el pecho tras la misma. Las almohadillas térmicas diseñadas por Philips están especialmente desarrolladas por una experta en lactancia materna para estos casos.

Bebés prematuros

Si el bebé tiene que pasar un tiempo en la incubadora, la falta de contacto puede hacer que la subida de la leche se produzca con dificultad. Los extractores de leche te ayudarán a estimular la producción de leche.

Elige un extractor de leche que te resulte cómodo, que se adapte a ti y que te permita establecer una lactancia materna natural para cuando el bebé salga de la incubadora. En el caso de los bebés prematuros es el doble de importante la lactancia materna por los múltiples beneficios que tiene para la salud de tu bebé, como así lo certifican numerosos estudios médicos. En estos bebés que nacen con dificultades la lactancia materna les ayudan muchísimo a crecer sanos y a alcanzar un completo desarrollo.

Lactancia con gemelos o mellizos

Si ya es una locura ocuparse de un solo bebé, no me quiero ni imaginar lo que es lidiar con dos a la vez (sobre todo al principio). Hay posturas, como la de la imagen, que permiten alimentar a los dos bebés al mismo tiempo. Por casos cercanos que he tenido de madres por partida doble, generalmente suelen alternar lactancia materna y lactancia artificial para que el padre pueda ayudar en la labor. De todas formas, la naturaleza generará leche suficiente para los dos si los dos succionan desde el principio el pecho todo lo que necesitan. El cuerpo es capaz de producir leche en abundancia para alimentar a los dos.

Otros problemas más graves que pueden ocurrir son las mastitis o infecciones de la mama, la obstrucción del algún conducto (que se soluciona con masajes y presiones sobre la zona) o la candidiasis bucal (unos hongos que se contagian del bebé a la madre). Puedes ampliar la información sobre estos temas en MedlinePlus, aunque son problemas que requieren la consulta con el médico. En estos casos, el problema médico no significa el fin de la lactancia, conozco casos que lo han superado y han seguido dando el pecho posteriormente sin mayores problemas.

Mi mundo Philips | ¡El bebé ya está en casa! Cómo sobrevivir a los primeros días sin libro de instrucciones

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.