¿Cuando pueden los niños empezar a hacer deporte?

, 6 de abril de 2017

Hoy celebramos el Día Internacional de Deporte recordando lo importante que es para los niños hacer deporte. Con una cifras de obesidad infantil crecientes (según un estudio de 2013, el 44,5% de los niños de 6 a 9 años sufre exceso de peso, concretamente: obesidad, 18,3%, y sobrepeso, 26,2%), la mejor manera de prevenir este problema que les afecta tanto en la infancia como cuando se conviertan en adultos, es moverse más y hacer más deporte. La cuestión es ¿cuándo pueden los niños empezar a hacer deporte?

Lo mejor es que empiecen cuanto antes. Que el deporte forme parte de sus juegos habituales y que el juego sea deportivo. Desde que empiezan a andar, pueden jugar con un balón, andar con la moto infantil o bicicleta sin pedales, ir a la piscina, y según van creciendo, pueden aprender a andar en bici, a nadar, pueden ponerse unos patines, y practicar otro tipo de deportes. En las primeras etapas de crecimiento, deben adquirir habilidades psicomotrices de coordinación y equilibrio, mientas que a partir de los 6 años pueden empezar con deportes individuales y en equipo, con entrenamientos adaptados a su edad y desarrollo.

Debemos fomentar que pasen más tiempo en la calle y al aire libre que sentados viendo la tele o con la tablet. Los juegos en el parque con los amigos al pilla-pilla o al esconderite no son tiempo perdido, es un momento en el que hacen deporte y queman calorías sin darse cuenta, además de fomentar la amistad, el juego en grupo, la capacidad de frustración y otro tipo de comportamientos muy positivos para los niños. También podemos fomentar el deporte en familia: salidas en bicicleta, al monte, etc.

Es importante que aprendan idiomas, música, o a pintar, por supuesto, pero entre las actividades extraescolares (que nunca deben suponer una carga excesiva), también deberíamos incluir al menos una actividad deportiva. No debe ser obligada ni debemos forzarles según los gustos de los padres, sino que debe tratarse de un deporte que le guste al niño o la niña para que realizar la actividad sea divertido y apetecible para él o ella y no lo quiera abandonar. Las posibilidades son infinitas: natación, baile, ballet, gimnasia, fútbol, baloncesto, judo, tenis o pádel. El deporte es fundamental en su desarrollo físico, mental y social, ya que les ayudará a prevenir problemas de salud en el futuro y les ayudará a adquirir hábitos saludables.

No solo estaremos fomentando  el desarrollo de habilidades como la coordinación motriz, la agilidad, el equilibrio, o la percepción espacial, sino que además estaremos consiguiendo que sepa lo que es jugar en equipo, aceptar y seguir las normas establecidas, adquirir responsabilidades y aprender a ganar o a perder, haciéndose más resistente a las frustraciones. Si adquieren el hábito del deporte desde niños, ya no lo querrán dejar cuando sean adultos.

Foto | iStock DGLimages, iStock Acik

En Mi Mundo Philips | ¿Cuándo se debe dar azúcar a los bebés?

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.