¿Cuánto cuesta un café? Depende del tiempo que tardes en consumirlo

, 13 de enero de 2014

cuánto cuesta un café¿Cuánto cuesta un café? Hemos hablado de curiosas cafeterías en este espacio, como la cafetería dog friendly Mür Café o las primeras cafeterías europeas abiertas en Viena en los siglos XVI y XVII. Hoy os voy a hablar de la curiosa tarifa que aplican en unas cafeterías rusas en las que el precio del café no depende de lo que se consuma, sino del tiempo que se tarde en consumirlo. 

En el local todo lo que se consuma es gratuito, ya que el precio a pagar depende de los minutos que se pasen en la cafetería. Este sistema fue inventado en Rusia, con la creación de la cadena de cafeterías Ziferblat  (Tzifferblatt) nombre que significa “Esfera del reloj” aludiendo al control del tiempo que determina la tarifa a abonar. 

Al llegar a la cafetería, se coloca al cliente una pulsera que registra el tiempo que pasa en el local y al salir se paga en función del tiempo que se ha pasado dentro, a una tarifa que que cobra unos céntimos por cada minuto y que supone aproximadamente entre 4 y 5 euros la hora y que incluye la degustación de tanto café como se desee y puede acompañarlo de bollería, pastelitos, etc.

cuánto cuesta un café como este

Como la fórmula ha sido un éxito en Rusia, ya se han abierto cafeterías similares tanto en Londres, donde los clientes se preparan ellos mismos sus bebidas en las cafeteras y kettles para el té disponibles y tienen un sistema similar a fichar la entrada y la salida como en las oficinas, como en Alemania donde el Wiesbaden Café aplica el mismo sistema de cobrar por minutos.

En estas cafeterías, se ofrece WIFI gratuito sin depender de lo que se consuma, por lo que también han sido un éxito para visitantes y turistas que pueden tomarse un buen café espresso y un bollito mientras consultan su cuenta de correo electrónico sin tener que pagar por ambos servicios, por lo que les resulta muy atractivo.

Quizás pronto veamos en nuestro país como abren negocios similares a éste ya que todas las buenas ideas acaban extendiéndose. En esta cafetería nos tomaríamos nuestro tiempo para disfrutar de un buen café, sin preguntarnos cuánto cuesta un café.

Fotos | Nicola since 1972 | Oimix
En Mi mundo Philips | Un licor de café hecho con las borras o restos de la cafetera

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.


  • Chloe

    Está muy bien el sistema, porque hay gente que pilla sitio sentado y se apalanca (sobre todo si hay wifi)

  • Es una forma de hacer más justo el pago del servicio, efectivamente. Y lo divertido es que cada uno se prepara y recoge su consumición