Cuatro dulces propuestas veraniegas y…¡sin encender el horno!

, 17 de junio de 2013

En mi casa en invierno el horno es uno de los electrodomésticos más utilizados, que si unas galletas, una tarta para el postre del domingo o bien un tierno bizcocho para desayunar, siempre hay alguna ocasión por la cuál encenderlo. Pero en cuanto llega el calor nos apetecen postres más frescos, así que hoy os presento cuatro deliciosas propuestas para terminar vuestras comidas de verano, refrescantes, sencillas de preparar y muy importante…¡sin horno!

Las panna cottas

Este postre de origen italiano, concretamente de la región de Piamonte, es simplemente “nata cocida” como su nombre bien indica, unido a una gelatina. Así que nada más sencillo de preparar que hervir nuestra nata aromatizada con nuestro sabor o fruta favorita, añadirle las hojas de gelatina previamente remojadas en agua fría, unas horas de cuajado en la nevera y a disfrutar de un postre que se derrite en la boca por su suavidad. Combinan especialmente bien con todo tipo de frutas rojas como fresas, arándanos y grosellas.

Las mousses

Las mousses ¡quién se puede resistir a ellas! Un postre espumoso y suave que admite infinidad de sabores, ya sean de frutas o más potentes como el chocolate o el café. Cualquiera de ellos es muy sencillo de elaborar a partir de una crema base con yemas y a la que añadimos aire con unas claras montadas, pero eso sí, en las recetas de mousse suelen ir los huevos crudos o muy poco cocinados, así que tener la precaución de siempre elaborarlas el día que se vayan a comer y con huevos muy frescos.

Las tartas de cuajada

Aunque la repostería no sea tu fuerte nada más simple de preparar que una buena tarta de cuajada para coronar una comida en verano. Una sencilla base de galleta a la que añadimos la crema de nuestra elección con una cantidad determinada de cuajada en polvo, de las que venden en cualquier gran superficie de alimentación, y ya podemos disfrutar de una tarta de queso, de frutas o de chocolate, sin haber encendido el horno. Además, este tipo de pasteles suelen quedar con una muy buena presentación aunque no estés habituado a preparar tartas.

Los helados caseros y sorbetes

Aunque parecen complicados nada más sencillo que preparar nosotros mismos un helado casero o un sorbete. Podemos elaborarlos más cremosos cuando partimos de una crema base con huevos y nata, o bien simplemente a partir de una mezcla de fruta natural y yogur griego. También resultan muy refrescantes en esta época los sorbetes, ya sean de fruta natural licuada o de zumos comerciales, siendo una buena manera de que los pequeños de la casa coman fruta sin protestar. Si no tenéis heladera no os perdáis estos consejos para elaborarlos en casa y conseguir que sean cremosos.

Y a ti, ¿qué otros postres se te ocurren para no tener que encender el horno?

Imagen | Esther Clemente
En Mi Mundo Philips | ¿Te aburre comer vegetales?!Pues ponle “gancho” a tus verduras!

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.