Cómo crear un espacio adecuado para dar el pecho en casa o en la oficina

, 28 de noviembre de 2019

Lactancia con biberón

La lactancia es uno de los procesos más importantes en la vida de tu bebé. Durante los primeros meses, tras el nacimiento, dar el pecho se convierte en una de las rutinas fundamentales para el correcto desarrollo del recién nacido.

Tal y como indica la Organización Mundial de la Salud, la lactancia materna debería empezar en el plazo de una hora desde el nacimiento y continuar, como mínimo, durante 24 meses para garantizar el óptimo crecimiento de los recién nacidos. 

Por ello, crear un entorno favorable para dar el pecho mientras dura la baja maternal, o al reincorporarse al  trabajo, facilita su práctica.

En casa es relativamente sencillo conseguir el entorno adecuado, pero, ¿qué sucede cuando tenemos que volver a trabajar?

Dar el pecho y lactancia con biberón

Dar el pecho en el trabajo

Está demostrado que la incorporación a la vida laboral es uno de los principales motivos de abandono de la lactancia materna, un aspecto que se puede mejorar con instalaciones adecuadas en el puesto de trabajo.

Aunque algunas compañías y empresas ya facilitan la continuación y extensión de la lactancia materna con la implantación de salas de lactancia, todavía son mayoría las que no tienen en cuenta los requisitos necesarios para llevarlo a cabo.

Sala de lactancia

Philips es una de las compañías que lleva a cabo un compromiso real con la conciliación familiar y la lactancia materna y, con motivo de la renovación de la sala de lactancia de sus oficinas de Madrid, ha lanzado el decálogo de las salas de lactancia en empresas, 10 principios que en casa pueden aplicarse de forma fácil y segura, y que deberían poder implantarse también en la oficina.

Requisitos que debe cumplir una sala de lactancia en la oficina

1. Privacidad. Es uno de los aspectos imprescindibles, ya que la intimidad y privacidad son fundamentales para que puedas dar el pecho o extraer la leche en las mejores condiciones. Para conseguirlo, es recomendable que las salas de lactancia estén en lugares resguardados, donde la circulación de personas sea menor que en el resto de la oficina, tal y como lo harías en casa.     

2. Tranquilidad. El estado de ánimo y el estrés son factores esenciales que pueden afectar a tu producción de leche. El bullicio del día a día asociado al ruido en la oficina pueden impactar negativamente en tu estado de ánimo, por lo que, además de privada, la sala de lactancia ha de estar acústicamente protegida.    

3. Ventilación. El aire que respiramos suele estar contaminado con todo tipo de partículas o agentes alérgenos que circulan por el interior de los edificios sin que seamos conscientes de que su inhalación continuada puede ser perjudicial para nuestra salud. Por ello, para que puedas dar el pecho a tu bebé o extraer la leche de forma segura y libre de polución, será necesario que exista una renovación del aire que permita rebajar los niveles de CO2 y eliminar olores. Añadir un purificador de aire y asegurarse de que la ventilación sea la adecuada será la mejor solución.

4. Iluminación. Seguro que ya te habrás dado cuenta, al dar el pecho en casa, que una iluminación tenue y con luz cálida crea las condiciones de intimidad idóneas para sentirte más cómoda en el entorno. Por ello, sería ideal reproducir el mismo tipo de ambiente lumínico también en el lugar de trabajo.

Dar el pecho y lactancia con extractor

5. Mobiliario. La sala debe contar con muebles útiles, como una mesa de apoyo o soporte para los utensilios de extracción; un sillón cómodo, que te permita realizar una extracción confortable; y acceso fácil a enchufes o electricidad para conectar los equipos que necesites utilizar.

6. Conservación. Para que la leche se mantenga en condiciones óptimas para la toma posterior de tu bebé, que se puede producir varias horas después de la extracción, es importante que la sala disponga de frigorífico y que la leche se mantenga a una temperatura estable entre 0 y 4 grados.

7. Salubridad. El lugar destinado a la extracción debe contener un lavabo dentro de la sala o muy cerca. Ten en cuenta que, según el protocolo para alimentación con leche materna, es recomendable que te puedas lavar las manos adecuadamente antes y después de la extracción, así como los útiles empleados para la práctica.

8. Repuestos. La leche materna se puede almacenar en las bolsas o recipientes que suelen venir con el extractor. Sin embargo, tener repuestos de este tipo disponibles en la sala resulta muy práctico en caso de que te hayas quedado sin ellos.

Dar el pecho y lactancia

9. Información. Disponer de información accesible sobre la práctica de la lactancia y de la extracción de leche sirve de apoyo en momentos en los que te encuentres sola en la sala y te puedan surgir dudas o inquietudes. La “Guía de lactancia y maternidad”, lanzada este año por Philips Avent, te explica los principios básicos del amamantamiento y da respuesta a las dudas más comunes.

10. Exclusividad. Con el fin de asegurar que las condiciones de higiene y cuidado se mantienen de manera óptima, la sala destinada a la lactancia no debe usarse con ninguna otra finalidad que la de realizar la extracción de leche, preservarla refrigerada, asegurando la prolongación de la lactancia de los bebés.   

Con este decálogo, Philips Avent pretende compartir su conocimiento y experiencia en el cuidado de la madre y del bebé, para ayudar otras empresas a crear espacios que cumplan con estas necesidades específicas, los requisitos de la lactancia y aseguren las condiciones del alimento de los bebés. Toda iniciativa de este tipo siempre es bienvenida.

Imágenes: Philips Avent


Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.