¿Desayunas café con tostadas? Entonces te encantará la mantequilla de café

, 25 de agosto de 2016

Café con mantequilla de café

Siempre nos han dicho que el desayuno es la comida más importante del día, pero parece que últimamente además se ha convertido en toda una tendencia foodie. Las cafeterías de moda tienen cartas de menú solo para desayunos con infinitas opciones donde elegir, pero hay que reconocer que los clásicos nunca fallan. ¿Eres de los que suele acompañar su café con unas tostadas? Entonces tienes que probar la mantequilla de cáscara de café.

¿Qué es la mantequilla de cáscara de café?

Mantequilla de café

Para descubrir este invento hay que saber primero qué es la cáscara de café. Ya hemos hablado algunas veces acerca de todo lo que se puede aprovechar del café y también de que su capa externa más dura, que recubre los granos, puede ser muy útil. Hay emprendedores que la muelen para hacer harina de café, pero también se está experimentando con ella para elaborar otros productos.

La cáscara de la cereza de café tiene un aroma más sutil y suave que el grano, mucha menos cafeína pero todavía conserva parte del sabor. Los baristas de una de las cadenas de cafeterías más de moda de Nueva York, llamada Blue Bottle Coffee, han ideado una forma muy original de aprovechar este producto: usarla como ingrediente base de un sirope que después mezclan con mantequilla de calidad para, más tarde, servirla con el pan de los desayunos.

Cómo preparar tu mantequilla de café

tostadas

Para imitar este genial invento de mantequilla de café solo hay que preparar un sirope simple calentando el mismo volumen de agua y azúcar hasta que se disuelve. Después se añade un puñado de cáscaras de café y se deja cocer a fuego lento hasta que se reduce en un líquido viscoso. Se cuela y se deja enfriar. A continuación tan solo hay que mezclar la cantidad deseada con una porción de mantequilla sin sal a temperatura ambiente, ajustando la cantidad al gusto.

Corta buenas rebanadas de pan, mejor si es de cereales o masa madre, para acentuar el sabor rústico de la mantequilla de café. Unta una capa generosa sobre el pan todavía caliente y deja que se funda un poco en la miga. Acompaña estas deliciosas tostadas con tu taza de café y tendrás un desayuno redondo para empezar bien el día.

Fotos | Mattie Hagedorn, iStock.com/travellinglight, Pixabay

En Mi Mundo Philips | Dale la vuelta a tu desayuno: ¿Te apetece un café con sabor a tortitas?

En Mi Mundo Philips | Si tu café sabe amargo, es que no lo estás preparando bien

Guardar

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.