Lo que debes saber antes de descongelar la leche materna

, 25 de mayo de 2016

 

leche materna

Si quieres alargar la lactancia materna todo lo posible, probablemente te venga muy bien tener un banco de leche en la nevera y en el congelador para poder echar mano de la leche materna en cualquier momento y para cualquier emergencia. El banco de leche te vendrá genial cuando te incorpores al trabajo, o si te surge algún viaje, alguna enfermedad o una noche fuera de casa. Gracias al almacén de leche materna podrás mantener la lactancia de tu bebé en cualquier circunstancia.

Sin embargo, la leche materna es delicada y no puede ser descongelada de cualquier manera. Por ejemplo, nunca la debes meter en el microondas, porque se estropea y porque no se calienta uniformemente.

Lo ideal es que seas previsora y el día previo a su uso, pases la leche congelada a la nevera para que se vaya descongelando poco a poco. Si no has podido planearlo antes, puedes poner la leche congelada bajo el grifo del agua caliente o calentar al baño maría, siempre con cuidado de que no coja demasiada temperatura y sobre todo, de que no hierva. Mejor ir poco a poco con la temperatura que pasarte.

Si quieres calentar la leche materna de manera rápida y segura, utiliza el calientabiberones Avent, que permite calentar la leche uniformemente en solo 3 minutos y tiene una opción de descongelación suave para que preparar los biberones con leche materna congelada sea más fácil y cómodo.

La leche congelada puede aguantar en el congelador hasta 6 meses en perfecto estado. Una vez descongelada, la leche materna se puede guardar en la nevera durante 24 horas, siempre que no haya estado en contacto con la saliva del bebé. Lo que no podemos hacer es volver a congelarla de nuevo.

En Mi Mundo Philips | ¿Cómo almacenar la leche materna?: el manjar más preciado y el más delicado

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.