Descubre el café Pharisäer, el “irlandés” alemán

, 29 de noviembre de 2018

Todo el mundo conoce de sobra el famosísimo café irlandés (y además ya dominas la receta para disfrutarlo en casa), pero pocos saben que los alemanes tienen su propia versión particular. Hoy te descubrimos la historia del café Pharisäer y te damos la receta para que puedas prepararlo con tu cafetera.

El origen del café Pharisäer, una especialidad alemana

Para encontrar los orígenes del “café fariseo” alemán hay que remontarse al siglo XIX y viajar hasta las frías tierras del norte del país, más concretamente la península insular de Nordstrand. Por aquel entonces estaba prohibido consumir alcohol en celebraciones sacramentales, pero un granjero tuvo una idea para saltarse la norma religiosa en el bautizo de su hija.

café Pharisäer

Corría el año 1872 y la familia de Peter Johannsen iba a bautizar a su sexto o séptimo hijo, toda una ocasión que el granjero quiso festejar con un toque especial. Se le ocurrió añadir ron al café con el que se agasajaba a los invitados, a escondidas del pastor ascético que oficiaba la ceremonia. Pero la nata montada que coronaba los cafés evitó que se evaporara el alcohol, llenando la iglesia de su aroma.

Al percibir el olor a ron en el ambiente, el pasto exclamó “¡Oh, fariseos!” (“Oh, ihr pharisäer”), un apelitavo habitual para designar a los traidores o hipócritas en aquellos tiempos. Por supuesto, la historia probablemente sea más leyenda que verdad, pero la receta del café se quedó para siempre como parte de la cultura alemana, siendo hoy una bebida muy apreciada sobre todo en el norte.

La receta del café Pharisäer

¿Quieres convertirte en un “fariseo” y disfrutar de esta receta de café en casa? Toma nota porque es muy sencilla, perfecta para preparar con tu cafetera automática.

Puesta a punto de tu cafetera
  • 250 ml de café espresso fuerte
  • 60 ml de ron oscuro
  • 4 terrones de azúcar
  • 50 g de nata para montar
  • canela, cacao o virutas de chocolate para decorar (opcional)

Calienta los vasos o tazas altas con agua muy caliente. Calienta el ron ligeramente en un cazo, sin dejar que entre en ebullición. Monta la nata con una batidora de varillas y reserva.

Desecha el agua de los vasos y prepara el café de la forma habitual con tu cafetera, procurando que tenga una gran intensidad aromática. Añade los terrones de azúcar, luego el ron y por último corona con la nata. Decora, si lo deseas, con canela, cacao o virutas de chocolate.

Es un café muy reconfortante ideal para entrar en calor en invierno. ¡Anímate a probarlo y cuéntanos si te gusta más el café irlandés o prefieres esta versión alemana!

Fotos | iStock.com/Julianna Nazarevska – Kappri

En Mi Mundo Philips | Datos sorprendentes sobre el café, la segunda bebida más popular del mundo

En Mi Mundo Philips | Maple Latte: qué es y cómo prepararlo

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.