Después de vacaciones, limpieza a fondo del hogar: así puedes planificarte

, 5 de septiembre de 2016

 

limpieza2

Todo lo bueno se acaba y, aunque parecía muy largo, también el verano llega a su fin. Ya se va notando el fresco en el ambiente y, poco a poco, todos vamos volviendo ya de las vacaciones. Pero hay que ver siempre el lado positivo de las cosas y pensar en retomar las rutinas como un reencuentro con nuestro hogar, al que seguro que todos echábamos de menos en el fondo. Para volver a encontrarnos a gusto con nuestro espacio lo mejor es dedicar estos primeros días a hacer una limpieza a fondo, pero que no te dé pereza : con unos sencillos trucos y un poco de planificación te será mucho más fácil.

Analiza, planifica y prepara la limpieza

Limpieza del hogar

Es posible que una limpieza intensiva del hogar no sea el plan más apetecible después de las vacaciones, pero merece la pena invertir uno o dos días intensos para dejar la casa lista de cara al otoño. Es una buena manera de encarar el nuevo curso con aires renovados, ayudándonos a evitar el síndrome postvacacional, ilusionándonos con un invierno reconfortante en casa; al fin y al cabo es el lugar donde más cómodos y a gusto nos sentimos. Por eso, es importante empezar cuanto antes y planificar bien las tareas antes de comenzar.

Lo ideal es reservar el primer fin de semana que tengamos disponible tras la vuelta de vacaciones y comprometer a todos los miembros de la familia para que ayuden en la limpieza. Primero conviene hacer un análisis de las tareas más urgentes, revisar si hay desperfectos que arreglar o si necesitamos renovar algunos muebles, textiles o electrodomésticos. Quizás es un buen momento para adquirir un buen aspirador o cambiar la plancha de casa. También puede ser la ocasión perfecta para renovar, por fin, las cortinas.

Asimismo, es recomendable repasar el inventario de productos de limpieza que vamos a necesitar y elaborar una lista de tareas para que no se nos pase nada por alto. Organiza las actividades siguiendo un orden lógico, por ejemplo, por estancias y empezando por los trabajos que requieran más tiempo. Si llevas un listado de todos los puntos pendientes no solo se evitarán olvidos: también nos anima a seguir adelante, tachando cada trabajo bien hecho. Y un poco de música animada de fondo siempre ayuda a animarse a empezar con energía. ¿Listos para empezar?

Deshaciendo las maletas : organiza los armarios

Ropa

Para tener cuanto antes todo en orden después de un viaje lo primero es lo primero: no hay que posponer el deshacer las maletas. Aprovecha para separar toda la ropa que tiene que pasar por la colada para poner las lavadoras que hagan falta y también para ir organizando los armarios de cara a la nueva temporada. Quizá todavía no es época de sacar abrigos y jerséis, pero sí puedes ir guardando la ropa más de verano y así hacer una limpieza a fondo de los armarios.

Saca perchas, vacía cajones y limpia bien el polvo que se haya podido acumular en el interior y también en las puertas. Vuelve a colocar la ropa bien doblada, reorganizando los espacios e incluso probando un orden nuevo. Por ejemplo, puedes introducir separadores en los cajones para tener más estructurada la ropa interior, colocando perchas para accesorios, etc. Así te será mucho más fácil enfrentarte a la tarea del cambio de ropa de invierno cuando llegue el momento. Recuerda dejar los armarios abiertos un buen rato después de limpiarlos para que se sequen bien y evitar que acumulen humedad.

Cocina y despensa listas para el otoño

Cómo organizar la nevera

La cocina es probablmente una de las zonas de la casa que más conviene trabajar después del verano. Es muy posible que haya quedado algo desangelada antes de irnos de vacaciones, con la nevera medio vacía y la despensa desierta. Es el momento de hacer un buen inventario de lo que tenemos todavía en el congelador y dentro de armarios y estanterías, tirar lo que se haya podido estropear y hacer una lista de todo lo necesario que tenemos que comprar de cara al otoño.

Antes de volver a llenar la cocina de alimentos podemos aprovechar para hacer una buena limpieza. Además de la rutina habitual, es la ocasión ideal para limpiar bien por dentro la nevera, incluyendo las baldas y cajones interiores, sin olvidarnos del congelador. Si tienes productos dentro puedes guardarlos durante el tiempo que necesites en bolsas de congelados. Retira el hielo y la escarcha, limpia con productos especiales y vuelve a colocar los alimentos de forma ordenada. Es el momento de recuperar los buenos hábitos de congelación, usando recipientes herméticos especiales y anotando bien el interior y la fecha de cada producto.

El resto de la cocina también requiere un repaso a punto. Limpia el interior de los armarios, detrás de los electrodomésticos y debajo de sillas, mesas y muebles. No te olvides de dar una buena mano de limpieza a esos aparatos que solemos olvidar el resto del año, como el horno, el microondas o la campana extractora. Y cuando hagas la primera compra grande de la temporada, ordena bien la despensa para tenerlo todo a mano y bien organizado, sin amontonar sin orden ni concierto las bolsas, botes y tarros.

Una puesta a punto a fondo de los baños

limpieza-bano

Sabemos que los cuartos de baño se deben limpiar a conciencia al menos una o dos veces por semana, dependiendo de lo numerosa que sea la familia, pero a lo largo del año pasamos por alto algunos puntos en los que nos centraremos ahora. De nuevo, es el momento de vaciar armarios y cajones, hacer inventario de los productos y limpiar por dentro y por fuera. Retira temporalmente todos los objetos para concentrarte en la limpieza de todas las superficies y fija especialmente la atención en los rincones de la ducha o bañera.

Es una buena ocasión para renovar las cortinas de baño, mamparas, alfombrillas o las toallas más desgastadas, y también para hacer borrón y cuenta nueva con los útiles de baño que llevemos meses y meses sin usar. Quizá también necesitemos hacer pequeñas reparaciones, ajustar un grifo que gotea, arreglar un azulejo o sellar juntas. ¿Tienes el calefactor instalado? Vigila que no haya acumulado mucho polvo y comprueba también las rejillas de ventilación. No olvides dar un repaso a fondo de la grifería, puertas y tiradores.

Limpieza de muebles, rincones y accesorios

limpieza-philips1

En todas las demás estancias de la casa debemos organizar la limpieza empezando por arriba y terminando abajo. Al igual que en la cocina, hay que sacar todos los objetos que tengamos expuestos en estanterías, baldas y mesas, para quitar el polvo de cada estante y también de los propios objetos. Los libros pueden acumular mucha suciedad porque normalmente no los usamos todos a lo largo del año, y no hay que olvidarse de mover muebles para limpiar por detrás y en cada rincón.

Recuerda repasar también las lámparas, los zócalos, rodapiés, enchufes e interruptores, además de los aparatos electrónicos como el televisor o los ordenadores. También hay que limpiar bien sofás y alfombras, aprovechando los accesorios de tu aspirador para hacerlo sin esfuerzo. A la hora de volver a colocar todo, aprovecha para tirar los objetos y trastos que no utilices y ganar espacio. En el dormitorio es el momento de cambiar la ropa de cama por textiles más otoñales, así como de dar la vuelta a los colchones y de aspirarlos bien para eliminar cualquier rastro de polvo.

Ventanas, puertas y suelos

chandelier

 

Son las partes menos agradecidas a la hora de limpiar, pero precisamente por eso conviene dedicar una puesta a punto concienzuda al menos al final de cada estación. Empieza por las ventanas, ya que normalmente requieren más esfuerzo, limpiando primero las partes externas incluyendo las posibles rejas, persianas, piezas de carpintería o el alféizar. En cuanto a las puertas, no olvides los tiradores ni la puerta principal de entrada, por dentro y por fuera de la vivienda.

El último punto de limpieza general deberían ser los suelos de toda la casa. Una vez finalizada la puesta a punto de todas las habitaciones, retira alfombras y separa sillas y mesas para poder acceder fácilmente a cualquier rincón. Elimina primero el polvo con tu aspiradora, sin olvidarte de los espacios menos visibles como detrás de estanterías o debajo de las camas. Los distintos accesorios y cepillos te permitirán acceder a cada hueco para no dejar ni una zona sin aspirar. Finaliza fregando todas las superficies usando productos adecuados según el material y espera a que esté bien seco para volver a recolocar los muebles.

limpieza-philips3

Puede parecer un poco duro tener que enfrentarse a una limpieza del hogar a fondo después de las vacaciones, pero verás cómo el esfuerzo merece la pena. En realidad, con un poco de planificación y con la ayuda de toda la familia, no se necesita mucho tiempo para dejar nuestro refugio como nuevo y listo para disfrutar del otoño. En el fondo a todos nos gusta recuperar nuestra rutina en el lugar donde más cómodos nos sentimos, nuestra casa.

Fotos | iStock.com/omgimagesThomas Lübke, Pixabay

En Mi Mundo Philips| Buenas pautas para evitar el caos al hacer la colada

Guardar

Guardar

Guardar

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.