Dime qué tipo de bañador usas y te diré como eres

, 14 de julio de 2016

20160713_Banador_main

Elegir el bañador que vamos a lucir en playas y piscinas es una de las decisiones más importantes de cara a las vacaciones estivales, porque aunque no te lo creas, tu bañador dice mucho de ti mismo. ¿Cómo? ¿Que no te lo crees? Aquí va el reto: dime qué tipo de bañador usas y te diré como eres… Con humor, claro está.

Bermudas largas

20160713_BoxerLargo

Empezamos por el más largo de los bañadores: las bermudas que llegan hasta la rodilla. Si usas este tipo de bañador es probable que practiques surf o algún otro deporte acuático. También es posible que seas un poquito fantasma y quieras hacerte pasar por surfero sin serlo. Normal, los surferos ligan mogollón.

Si tu caso es la segunda opción, lo tuyo tiene un nombre: estás desesperado. Así que ya que estamos, te animo a que te compres una tabla y la hinques a diario en la arena junto a tu toalla. Eso sí, cambia cada día de playa para que no te pillen con el carrito del helado.

Bermudas a media pierna

20160713_BoxerMedio

Si optas por unas bermudas de longitud media, la cosa está clara: eres un tío clásico, que no quiere riesgos y que prefiere pasar desapercibido. Llevas años usando este tipo de bañador y piensas seguir haciéndolo hasta el fin de tus días.

Eres un hombre responsable, pagas puntualmente todas tus facturas, pones varias alarmas en el móvil para asegurarte de que no llegarás tarde al trabajo y dices buenos días a todos tus vecinos. Si aún no eres un padre de familia, lo serás muy pronto. Madurez es tu segundo nombre.

Bermudas cortas

20160713_BoxerCorto

Eres tan atrevido como para lucir las piernas que llevas todo el año currándote en el gimnasio, pero no lo suficiente como para apostar por un bañador ajustado. También prefieres la comodidad de un bañador con poca tela, pero no terminas de atreverte a experimentar la libertad que otorga la lycra.

En definitiva, vives en el límite de tu zona de confort. No eres capaz de dar el salto definitivo a ese espacio desconocido que hay más allá de donde alcanza la vista. Rompe las cadenas, sé valiente y libérate de todo lo que no te haga feliz. Cambiar de peinado puede ser un buen comienzo.

Short elástico

20160713_ShortElastico

Vale, has salido de tu zona de confort, pero con salvavidas. Te has atrevido a experimentar los placeres del short elástico. De repente, te mueves con facilidad en el agua, se seca rápido y no te preocupa que algún cuñado pueda cuestionar tu masculinidad (porque seamos honestos, los bañadores ajustados siguen despertando prejuicios en según qué mentes cerradas). Al fin y al cabo llevas un pantaloncito, ajustado y pequeño sí, pero pantalón después de todo.

Al igual que no te importa ir ceñido a favor de la comodidad, tampoco te importa decir a qué partido político votas, aunque sea ese que cuenta con más detractores en tu entorno. Eres un hombre valiente, pero con un buen seguro de vida para circular por la ídem.

Slip de baño

20160713_Slip

Por último, llegamos al más polémico de los bañadores: el slip de lycra, que cuenta con tantos seguidores como detractores. Puede que estéticamente no sea el que más favorezca, pero a comodidad no le gana ningún otro.

Polémico como seguramente seas tú, a quien a estas alturas de la vida, las miradas y comentarios indiscretos se escurren por tu cuerpo sin dejar marca. Tu filosofía de vida se basa en el ande yo caliente y en el a mí plín. ¿Miedos tú? ¡Ningunos! Hasta el punto de que eres capaz de subir fotos a Instagram sin ponerles ningún filtro. Ahí, viviendo al límite.

Y hasta aquí el repaso por los variopintos modelos de bañador masculino. ¿Cuál es que sueles utilizar tú? ¿Te identificas con las descripciones?

Imagen principal | iStock.com/alphaspirit
Imágenes 2, 4, 5 y 6 | iStock.com/Ljupco
Imagen 3 | iStock.com/photobac
En Mi mundo Philips | Comienza la operación barba y cuerpo para ir a la playa: consejos para un body grooming perfecto

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.