Efecto acuarela: apúntate a la última tendencia de maquillaje

, 12 de abril de 2017

Preciosos paisajes, flores imposibles y temperaturas de ensueño. Que la primavera lleva aparejados múltiples y agradables cambios es una realidad evidente de la que cada año disfrutamos. Unas alteraciones  que acompañamos con nuestro vestuario.

Y es que los tonos azulones, sutiles grises y elegantes marrones dan paso a un esplendor de colores, donde los pasteles, violetas, rosas y anaranjados cobran especial protagonismo. Algo que no ocurre solo en la ropa, sino también en el maquillaje, clave para lograr un aspecto coherente y fresco propio de esta estación del año. Hoy te proponemos uno de los mejores: el de efecto acuarela.

Qué es el efecto acuarela


Seguro que sabes cómo es un cuadro pintado con acuarelas: con distintas texturas, capas de colores, y ese efecto acuoso que su propio nombre indica. Un estilo cargado de romanticismo que puedes aplicar a todo tu rostro y que cuenta con sus propias pinturas. Así, maquíllate superponiendo pinceladas, y logra ese aspecto fluido, húmedo y fresco que quedará genial tanto en los ojos, como en los pómulos y los labios.

Pero, ¿cómo aplicarlo para conseguir ese aspecto tan natural que vemos en las revistas? ¿Puede lograrse con cualquier color? ¿Me sentará bien? ¿Con qué estilo va mejor? A continuación trataremos de responder a estas y otras preguntas sobre este tipo de look que, además, te permitirá estar perfecta todo el día, camuflando las pequeñas imperfecciones.

Por una mirada de impacto

Empezaremos con los ojos, cuya mirada puedes resaltar utilizando una sombra tipo acuarela de base acuosa (las hay que se utilizan tanto en seco como en mojado). Necesitarás un pincel húmedo específico para recoger el producto. Durante la jornada decántate por colores vivos y apastelados como los amarillos, rosas, azules y verdes y, si te atreves, combínalos. Para resultados más originales, aplícalos también sobre las cejas, es una forma de darle continuidad al párpado.

Asimismo, conseguirás un toque distinto si lo haces en forma de puntos, a pequeñas pinceladas. Usa siempre los tonos más fuertes y sólidos sobre la parte interna del párpado y la exterior, mientras que decántate por los claros justo debajo de la ceja y cerca del lagrimal, agrandará el ojo. Otra opción es colocarlo usando una plantilla o pegatina en forma de corazón, que retiraremos después.

Si quieres algo más discreto, combina una sombra rosada con el gloss de labios, lograrás un efecto mojado muy integrado y natural, perfecto para todo tipo de ojos y muy fácil de llevar a cabo. Un detallito de purpurina o brillante le dará un punto diferenciador. Los diseños de fantasía tipo dot eyeliner o eyeliner de unicornio (con una especie de cinta rodeando el rabito del delineado) y los degradados de un mismo tono son también muy chulos

Un colorete muy juvenil

Para conseguir un aspecto de lozanía y salud muy natural también puedes optar por el colorete tipo acuarela, de textura fluida en tus mejillas. Lo suelen vender en formato líquido con una esponjita (tipo cushion) y también sólido, listo para humedecer. Tendrás que ser muy precisa con la aplicación y difuminarlo en la medida de lo posible.

No obstante, algunos profesionales prefieren usarlo para crear efectos más dramáticos, incluso alternando los tradicionales rosas con negros y azulones en la parte de los pómulos para marcar las facciones y hacerlas más angulosas. Todo dependerá de la ocasión y de la forma de tu cara.

Labios frescos

No podían faltar unos labios tipo acuarela, un efecto que puedes conseguir de varios modos, en función del resultado que desees. Por ejemplo, si los quieres más románticos y melancólicos, aplica un pintalabios poco cremoso solo en la parte central del labio inferior y difumínalo levemente hacia arriba y hacia los lados. Remátalo con un poco de gloss brillante.

Otra opción es usar la sombra para contornear el labio, y utilizar algo de purpurina para las comisuras y la parte que más se acerca a la boca. La idea es, de nuevo, crear diferentes capas y la sensación de frescura y humedad. Quédate con los corales y rosas para el día y apuesta por el frambuesa, el fucsia y los morados para la noche, triunfarás.

También para las uñas

Más allá del rostro, también puedes aplicar el efecto acuarela a tus uñas, un tipo de decoración muy primaveral que queda genial con toda clase de dibujos, especialmente con los más florales y los de trazos abstractos. Pinta primero la superficie de un tono claro (blanco, crema, melocotón) y, una vez seco y con la ayuda de un pequeño pincel, pinta sobre ellas.

La clave radica en aplicar entre una y dos capas de color, para que cobre menos o más intensidad, respectivamente. Para rebajar la densidad del esmalte y lograr esa textura más acuosa, separa la cantidad que vayas a utilizar y rebájala con un poco de quitaesmalte. Otra opción es rellenar la totalidad de la uña con la pintura y, a continuación pasarle un pincel impregnado de acetona por encima, a toquecitos. Usa un bastoncillo para retirar el sobrante.

Imagen | Instagram: furlesscosmetics

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.