El arte de desayunar: lo que no debe faltar en la primera comida del día (y cómo prepararlo)

, 8 de abril de 2019

desayuno saludable

¿Es el desayuno la comida más importante del día? Este mito, tan extendido en la cultura popular, es cuestión de debate en los medios de comunicación y las redes sociales. Porque lo que parecía una verdad “de toda la vida” se muestra, en palabras de los nutricionistas, como una presunción sin fundamento científico.

Lo que nos vienen a decir los expertos es que el desayuno no es ni más ni menos importante para nuestro organismo que la comida o la cena. Es decir: si nuestro trabajo es muy físico y empieza desde primera hora de la mañana con intensidad, sí, entonces necesitaremos un mayor aporte energético en el desayuno. Pero, si no es nuestro caso, no tiene por qué tener una mayor relevancia que otras ingestas.

Los ingredientes de un desayuno saludable

Fruto de las prisas (somos muchos los que, a primera hora de la jornada, no tenemos cuerpo ni espíritu para entretenernos con exquisitas elaboraciones), a veces tiramos en el desayuno por el camino fácil: la bollería industrial, los productos cargados de azúcar refinado y los ‘me como cualquier cosa porque si no, llego tarde’.

desayuno saludable

Pero hay que tener en cuenta que aquello de que no cuentan las calorías de la mañana ni los hidratos que consumimos en el desayuno porque los vamos a quemar durante el día no es cierto. Sí cuentan: por ejemplo, si consumimos productos con alto contenido en azúcar, probablemente estaremos tomando la dosis diaria recomendada para toda la jornada en una sola comida.

Además, no hay ningún aval científico que indique que lo que es bueno para la comida o la cena no lo sea para el desayuno. Es decir, ¿por qué no iban a ser buenos los garbanzos, las verduras, las proteínas o las conservas en la primera comida del día? Todo es una construcción cultural: comer un plato de sopa con fideos por la mañana no es peor que un bollo con mermelada.

Ahora bien, también es cierto que nuestro paladar y nuestro estómago no están abiertos a ciertos sabores en el desayuno. Puede ser que las judías blancas sean tan aptas para la comida como para romper el ayuno, pero, por norma general, no suelen ser un antojo mañanero. ¿Cómo encontrar el equilibrio entre lo que nos apetece y lo que es saludable? Vayamos al siguiente punto.

Sano, rico y rápido

Esas son las tres claves de un desayuno práctico y bueno: que sea sano, apetecible y fácil de preparar. ¿Estamos buscando el Santo Grial? No, solo hay que saber por dónde empezar y qué consumir.

La fruta es una gran amiga de un desayuno saludable, qué duda cabe. Para hacerla más apetecible y versátil, podemos combinarla con otros ingredientes, como yogur, frutos secos, queso o pan.

desayuno saludable

Por ejemplo, podemos tostar unas rebanadas de pan integral (a poder ser, comprado en panadería para asegurarnos de que es verdaderamente integral) en nuestra tostadora Philips y añadirle una capa de ricota, queso fresco o requesón (perfectos sustitutos de la mantequilla), plátano o fresa en rodajas y unas nueces picadas.

El aguacate, fruta que consumimos como producto salado, también es una fruta. Y puede ser el ingrediente ideal para combinar con verduras y así introducir los vegetales en el desayuno. No tiembles: es sencillo (y rico) si optamos por el formato batido.

desayuno saludable

Prepara tu batidora de vaso Philips y coloca en su interior medio aguacate, una manzana o una pera medianas, un puñado de espinacas y unas semillas o cereales, bien sean copos de avena, semillas de chía o la opción que prefieras. Añade medio vaso de leche (de soja o de almendra, si prefieres), pulsa el botón de batir… y sirve.

En lo que respecta a lo salado (son muchos los que prefieren este sabor para el desayuno), las opciones también son amplísimas. ¿Alguna vez te has planteado desayunar hummus? Úntalo en una tostada, añádele un poco de aceite de oliva, unas almendras picadas y unos granos de granada y prueba la mezcla. Se convertirá en uno de tus desayunos favoritos.

desayuno saludable

¿Eres un cheese lover? No lo excluyas de tu desayuno, conviértelo en el protagonista. Si te pirra el queso azul, combínalo en una tostada con unas rodajas de pera, unas pasas y, si te atreves, unas espinacas o canónigos. Si tu cover favorita dice Sweet dreams are made of cheese, who am I to disabrie? y tu queso favorito es, evidentemente, el brie, colócalo en unas tostadas de pan de centeno con jamón o, para una versión más original, con unas fresas cortadas a rodajas.

¿Parecen opciones dignas de una cena? Cierto, pero ya hemos comentado al principio que lo que es apto para una cena también lo es para el desayuno.

Café: el secreto de un buen desayuno

Llegados a este punto, habrás echado algo en falta. El café, por supuesto. Café con leche o latte, capuchino, espresso cremoso… todas estas variedades son perfectas para combinar con las distintas opciones de desayuno. Además, los dos primeros admiten la leche animal o vegetal que cada uno prefiera y, preparados en la cafetera Latte Go! de Philips, los podemos tener recién hechos en un instante.

¿Fan de la crema de la leche? Sí, con esta cafetera y su espumador también puedes conseguirla y convertir tu cocina en uno de esos cafés de especialidad que tanto nos gustan. Porque está claro que, al menos para los amantes del café, no hay desayuno completo y sano sin una buena taza de su bebida favorita.

Imágenes | Unsplash – Jannis Brandt, Monika Grabkowska, Jose Soriano, Cris DiNoto, Lacey Williams

En Mi Mundo Philips | Smoothie bowls: cómo preparar el desayuno perfecto y muy saludable

En Mi Mundo Philips | Café y desayuno: trucos y recetas para mimar la primera comida del día

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.