El bebé está al caer: coge la bolsa y corre

, 16 de julio de 2012

Llega la cuenta atrás, ya no queda nada para que llegue el bebé, así que en cualquier momento, te tocará salir corriendo al hospital a recibir la llegada del nuevo miembro de la familia. Es fundamental tener preparada la bolsa de maternidad con antelación (se recomienda tenerla lista a partir de la semana 35, aunque signifique tenerla más de un mes muerta de risa, como me pasó a mi). Es la bolsa que te acompañará al hospital y en la que debes incluir unas cuantas cosas para ti y para tu bebé:

Lo que necesita la nueva mamá

* Un neceser completo para ti: cepillo de dientes, pasta de dientes, gel de baño, desodorante, cepillo para el pelo, algo de maquillaje (hay que salir guapa en las fotos), en definitiva, todo lo que sueles llevar en un neceser para un fin de semana fuera de casa.

* Crema antigrietas para los pezones.  Es posible que no la necesites, pero por si acaso, inclúyela en tu neceser. La crema de Philips AVENT hidrata los pezones sensibles y no es necesario quitarla antes de dar el pecho.

* Discos absorbentes desechables, que te ayudan a mantener la piel del pecho seca. La línea de lactancia de Philips AVENT tiene unos discos diseñados para ser discretos y cómodos.

* Si lo prefieres, ambos productos están incluidos en el kit básico de Philips AVENT para cuidado del pecho durante los primeros días de lactancia. Contiene discos absorbentes para la noche, discos absorbentes para el día, almohadillas de gel térmico, para su uso con frío y con calor, crema protectora para los pezones, y un clip para ayudarte a recordar con qué pecho toca alimentar al bebé.  Con el kit completo te aseguras de que no te falte de nada.

* Un par de camisones que estén abotonados por delante para poder dar el pecho. Que sean finos, en el hospital suele hacer muchísimo calor. La verdad es que los camisones de mamá reciente son lo más antiestético que te puedas imaginar, pero a tu bebé te aseguro que no le importará.

* Chanclas para la ducha y zapatillas de casa.

* Una bata o una chaqueta para tapar vergüenzas ante las visitas y por si sales al pasillo a pasear.

* Dos sujetadores de lactancia.

* Braguitas desechables de papel. Seguimos con la ropa interior anti lujuria.

* Si das a luz en un centro privado, además deberás llevar dos paquetes de compresas tocológicas especiales para el postparto. En los centros públicos te dan todas las que necesites durante tu estancia.

* El móvil, para avisar a la familia de la buena nueva.

* Revistas, una radio, un MP3, algo con lo que entretenerte tú y tu marido mientras estás dilatando, ya que pueden ser muchas horas.

* Cámara de fotos para retratar al recién nacido.

* La tarjeta sanitaria.

* La cartilla de embarazada, con toda la información, análisis y pruebas médicas realizadas durante el embarazo (fundamental para los doctores y enfermeras que te atiendan en el parto).

* Ropa para volver a casa. Todavía tendrás algo de tripa, pero, afortunadamente, no tanta como cuando llegaste.

Guarda sitio para el bebé

Ya te puedes ir acostumbrando a que ese ser tan pequeño haga una invasión pacífica (o no) de todo tu espacio vital.

* En los hospitales públicos te proporcionan todo lo que necesita los primeros días: pijamas, pañales, esponjas húmedas para limpiarle, el gorrito.

* De todas formas, incluye una toquilla y la ropa para volver a casa.

* Un pequeño neceser con cremas y geles para el chiquitín, con talco líquido, crema calmante para el culete, etc. en tamaño viaje. Los productos del set de cuidado de la piel de bebé de Philips AVENT son hipoalergénicos y se adaptan a la sensible piel de los bebés.

* En las clínicas privadas, prepara por un lado lo que necesitará en el paritorio: un pijama, un gorrito, y un pañal de recién nacido, y por otro, lo que necesitará durante los días que estés ingresada: un paquete de pañales, varios  pijamas y bodies, patucos, toallitas húmedas…

* Toallitas y pañales para el camino de vuelta a casa. Los recién nacidos pueden ser muy inoportunos a la hora de hacer sus necesidades.

* Suero fisiológico y gasas estériles, que vienen muy bien para limpiarles de la cara y de los ojos los restos de suciedad de la placenta. Por mucho que les limpien con esponja húmeda al día siguiente de nacer, cuesta dejarles limpios del todo.

* Un par de toallas de bidé. Conviene tenerlas a mano para las regurgitaciones cuando terminan de comer, si no quieres añadir a tu camisón una condecoración, y pueden servir también para proteger los puntos de la cesárea cuando tengas encima al bebé para darle el pecho.

Y recuerda explicarle a tu marido o acompañante lo que llevas y dónde está cada cosa, porque la mayoría de las veces lo tendrá que sacar él de la bolsa. A veces parece que necesiten un mapa y un traductor instantáneo de qué es cada cosa relacionada con los bebés (discos de lactancia o patucos son términos muy difusos para algunos hombres).

Aterrizando en casa con el regalo de la cigüeña

Los primeros días en casa con el nuevo inquilino son un poco caóticos, por eso conviene tener todo preparado:

* Si vas a alimentar el bebé con lactancia materna, es conveniente tener disponible un extractor de leche (los extractores de Philips AVENT están adaptados para masajear suavemente los senos, así que el proceso no supone ningún tipo de molestia), y un pequeño kit de almacenamiento de leche, así como biberones. La tetina de los biberones Philips AVENT es ancha e imita la forma natural del pecho, lo que permite combinar pecho y biberón sin problemas.

* Si por lo que sea no se ha instaurado la lactancia materna, hay que tener preparado un set de biberones y tetinas especialmente adaptados para el recién nacido. El set de Philips AVENT para recién nacidos  contiene dos biberones de 125 ml., 2 biberones de 260 ml., y escobilla para limpiar en profundidad los biberones y las tetinas. Estos biberones están totalmente libres de BPA, y su válvula anticólicos reduce las molestias de los más pequeños.

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.