¡El bebé ya está en casa! Cómo sobrevivir a los primeros días sin libro de instrucciones

, 19 de febrero de 2013

Te dan de alta en el hospital y alé, ahí te sueltan con un bebé recién nacido, diminuto, delicado, como si tú y tu pareja fueráis adultos responsables, cuando no habíais cambiado un pañal en vuestra vida. La emoción, los nervios, la presión de cuidarle lo mejor posible y de no tener experiencia previa te hacen que los primeros días estés como un flan. ¿Lo haré bien? ¿Sobrevivirá el niño? Seguro que sí.

Prepárate antes

Antes de que llegue el bebé, conviene tener preparado todo, e ir ahorrando para todos los desembolsos que supone tener un nuevo inquilino en casa. El último mes muchas mujeres experimentan los que se denomina “el síndrome del nido“. Un afán por dejar limpia y preparada toda la casa, que hace que puedas ver mujeres embarazadísimas, con el considerable tripón de los ocho meses, subidas en una silla, haciendo limpieza general de la cocina en el peor momento del mundo. Una imagen muy divertida.

Yo estuve dejando comida congelada para no tener que preocuparme durante unos días de los menús. Y también estuve haciendo papeleo para el bebé, el coche (pasando la ITV, las revisiones del taller), cortándome el pelo, y todo lo que se me ocurrió que no me daría tiempo después. Compra lo básico para los primeros días: pañales, ropa, discos de lactancia, deja que te presten cosas y después vete completando las cosas que vas necesitando poco a poco. Hay mucha gente que comete el error de comprar pañales o ropa de recién nacido y se le quedan pequeños al bebé en dos días.

¿Por qué llora?

Los primeros días en casa con el bebé son de locos. Cualquier ruido raro que hace, cualquier movimiento extraño, cualquier décima de fiebre, cualquier lloro nos preocupa. Pero para los bebés es su única forma de expresión y de comunicarse con el resto de la humanidad. Cuando hay algo que les molesta, lloran.

Los motivos más frecuentes de lloro son los siguientes: por hambre (yo ante la duda, le ponía el pecho, que le calma no sólo porque come, sino porque le consuela y le tranquiliza), porque no se duerme (y para que se duerma, cada bebé tiene sus trucos, como mecerle en brazos, pasearle con el carrito o simplemente, dejarle tranquilo de tanto meneo), quiere mimos (el contacto físico de sus padres le tranquiliza), tiene gases (lo mejor es aliviarle con masajes) o está enfermo (durante el primer mes, en cuanto tenga unas décimas, lo mejor es acudir a urgencias para evitar males mayores).

Enhorabuena, ya eres madre

Pero sigues siendo persona. Y es que a veces estamos tan enfrascadas en la tarea de cuidar al bebé que rompemos con todas nuestras rutinas anteriores, y nos olvidamos de nosotras mismas. Sigue cuidándote, ponte ropa bonita, aprovecha a comprarte algo nuevo ahora que has dejado atrás la ropa de embarazada, sigue buscando tu pequeño hueco semanal para tus aficiones, y busca tiempo para hablar y estar con tu pareja.

Para recuperarte del parto, pasea. Al bebé le encanta el traqueteo, y a tí te vendrá genial despejarte un poco, y un ejercicio físico suave hará que te quites de encima enseguida los kilos de más.

Apúntate a algún curso de masajes para bebés o de recuperación post-parto. A ti y a tu bebé os vendrá muy bien y así te podrás relacionar con otras madres y compartir experiencias. En el ambulatorio de mi municipio hacían un curso gratuito.

Aprovecha la baja de maternidad para pasear por tu barrio, e ir al parque infantil más cercano. Irás haciendo amistad con otras vecinas y madres. Hablar con más gente en tu situación, tomarte un café de vez en cuando te conectará con la realidad y la vida que hay más allá de los pañales. Y no te conviertas en una de esas madres que sólo habla de las cacás de su bebé y de lo que come o deja de comer. Seguro que odiabas esas conversaciones monotemáticas antes de ser tú madre ¿verdad?

Fotos | TheGiantVermin, eswarcellcomm
Mi mundo Philips | Todo lo que necesitas antes de la llegada del bebé

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.