El café, ¿cómo lo quieres?: Cappuccino

, 16 de julio de 2012

Capuccino

Cuenta una leyenda que el café cappuccino nace en Viena en 1683, a pesar de ser Italia la cuna de esta particular bebida que exportará con posterioridad al resto del mundo. Curiosa afirmación, porque es precisamente en Italia donde se crean las primeras máquinas de espresso, base imprescindible de esta modalidad de café.

Los baristas, expertos en bebidas elaboradas con café, coinciden en que la calidad del cappuccino depende en gran medida del café espresso, que representa 1/3 de la bebida. Otro tercio de leche entera calentada y texturizada al vapor y un tercio más de espuma, que se obtienen al mismo tiempo durante el calentado, componen los otros dos ingredientes.

Una bebida que empezó a consumirse exclusivamente en el desayuno acompañada preferiblemente de bollería, pero que fuera de Italia la hemos adaptado a infinidad de contextos y en cualquier horario. ¿Quién no se ha tomado un cappuccino a media tarde en buena compañía?

Detén el tiempo en tus manos

Capuccino 1

Si hay una bebida elaborada con café que asociamos a momentos especiales, esa es el cappuccino. Sobre todo cuando deseas que el tiempo transcurra a otro ritmo, porque necesitas saborear el momento. Una cita con la persona adecuada, un momento de relax con buena música, la lectura de una novela apasionante…seguro que os viene a la mente algún instante mágico aderezado con esta bebida.

Yo empecé tomando cappuccinos exclusivamente en bares y cafeterías hasta que traje una cafetera espresso a casa. Después vino la fase de aprendizaje, observando a los camareros y comprobando que es cuestión de práctica más que de complejidad elaborar un buen cappuccino. Solo hay que calentar la leche con cuidado para que no hierva y conseguir la textura adecuada en la espuma.

Ya lo de realizar dibujos con la espuma es para avanzados, pero estoy en ello, poco a poco. Finalmente un toque de canela o cacao y una galletita (bueno os confieso que el detalle de la galleta lo hago solo con los invitados).

Pero lo más importante para mí es el ritual a la hora de tomarlo. Nunca me preparo un cappuccino si tengo prisa, para eso prefiero un café solo o cortado y procuro no reservarlo exclusivamente al momento visita, porque me gusta la sensación de poder disfrutarlo en momentos de recogimiento personal.

Cualquier cafetera de la gama espresso de Philips es apta para elaborar cappuccinos, ya sea manual o automática, pero si eres un apasionado de esta bebida te recomiendo alguna de las modalidades que te facilitan su elaboración bien sea a través del panarello que espuma y calienta la leche, del cappuccinatore que deposita la leche ya en su punto en el vaso o las Onetouch con las que consigues un cappuccino perfecto con solo apretar un botón. Además algunos modelos te garantizan un café con todo su aroma al extraerlo directamente del grano.

Entonces, ¿qué café quieres?. ¿A que te apetece un cappuccino?

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.