El café cortado. Formas clásicas de tomar café

, 31 de octubre de 2013

451812874_0a94cf0843_bSe podría decir que hay tantas formas de pedir un café como amigos en una reunión. Sólo, con leche, manchado, americano, café cortado, etc… y eso si solo hablamos de las denominaciones españolas y no las tradicionales italianas como espresso,  macchiato, capuccino, latte, etc.

Por ese motivo hoy vamos a empezar a aprender cómo preparar algunas de esas variedades, comenzando con mi preferido, el café cortado.

El café cortado es un café de sabor intenso, debido a que prácticamente es un café solo, al que se le “corta” con un poco de leche. La cantidad de leche dependerá del gusto del consumidor, e irá desde unas pocas gotas, hasta un buen chorro de leche.

HD8323_31-D3P-global-001_highresEn España, lo típico es que el cortado se sirva en un vaso pequeño de cristal. Para hacerlo, se sirve un café recién tirado por la cafetera espresso Poemia y luego se le añade leche en forma de espuma o leche caliente a gusto de cada cual. El cortado se sirve sobre un platito con un sobre de azúcar y una cucharilla.

En otras partes del mundo, el cortado se sirve en taza pequeña de porcelana, con un café espresso con su sobre de azúcar y su cucharilla, dejando al lado una jarrita de leche fría para que el cliente añada la cantidad que considere necesaria.

Esta segunda forma es la que más me agrada a mí, pero como todo en el café, es una cuestión de gustos. Y a vosotros, ¿cómo os gusta el café cortado?

Imágen | Charles Haynes en Flickr

En Mi Mundo Philips | Cafés de leyenda. El café de Juan Sebastian Bach

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.