El castigo a debate: ¿qué hacer cuando el niño se porta mal?

, 13 de enero de 2016

educacion

Lo dicen los psicólogos, el castigo pocas veces es efectivo, y desde luego, los cachetes y las collejas deberían estar totalmente descartados, porque son contraproducentes. Parece que siempre hemos entendido educar como reñir, corregir comportamientos, castigar y que si un niño se porta mal es porque ha sido malcriado, los padres han sido blandos con él, y no han sabido echarle una buena bronca a tiempo. Sin embargo, cada vez más expertos nos indican que ese no es el camino para criar adultos felices, con inteligencia emocional, seguros de sí mismos, y que sepan respetar las normas y comportarse en sociedad. Así que ¿qué podemos hacer los padres cuando el niño se porta mal?

El castigo a debate

Es normal que los niños muchas veces nos saquen de nuestras casillas. En ese momento podemos perder el control y darle un cachete en el culo. Pero el niño ve que hemos perdido el control de la situación, y para que ellos mantengan la calma, primero debemos mantenerla nosotros. Lo que demos hacer es enseñarles lo que está bien y lo que está mal con nuestra forma de comportarnos y que tengan un modelo de referencia, ya que los niños aprenden por imitación.

Pero los adultos no siempre conseguimos mantener el control. Los niños a veces se cruzan justo el día que más prisa tenemos (las pataletas a determinadas edades son inevitables), pero ellos no entienden que nos pongamos tan nerviosos como ellos o más. Aún así, debemos mantener la compostura, sino, como me recuerda mi pequeño de dos años y medio, “mami, no se chilla, mami no se pega“. Aunque lo que le haya dado sea una pequeña palmada en el culo para que se esté quieto y le pueda vestir, él tiene interiorizado lo que no se debe hacer y tiene bien aprendida la lección. Bajo ningún concepto se debe pegar ni chillar, y así él no pegará a otros compañeros de clase o a sus hermanos.

Los niños deben aprender que la violencia no es la manera de resolver conflictos, sino que debemos priorizar el diálogo y la conversación ante todo. Cuando pegamos a un niño no solo le estamos causando un daño físico sino también un daño moral. En ciertos momentos es mejor esperar a que las cosas se calmen y darnos un tiempo.

¿Entonces qué hacemos?

Educar es algo mucho más complejo que decir a todas horas no y convertirnos en un ogro para nuestros hijos. Así solo conseguimos que en casa reine el caos, los gritos, el mal humor y un mal ambiente que no nos conviene ni a él ni a nosotros.

Desde el respeto y el cariño debemos darles las pautas de comportamiento, las reglas de lo que pueden y no pueden hacer. También debemos reforzar las conductas positivas, sus intentos por ganar en autonomía e independencia, aunque a veces suponga que nos cueste mucho más tiempo hacer todo lo que tenemos que hacer a lo largo del día. En la medida de lo posible, y según su edad y su capacidad de comprensión, debemos dialogar con él, entender por qué se ha portado mal, ya que muchas veces la causa de una trastada se debe simplemente a que está aburrido, cansado o que quiere llamar la atención.

Una cosa que me suele servir mucho a mi (sobre todo cuando son pequeños), es distraerles y hablarles de algo que les gusta. Mi hijo pequeño tiene debilidad por los animales, y cuando no quiere comer o no quiere vestirse, le empiezo a contar historias del león, del elefante, de la cebra, y le enseño como comen, y como se visten y con ese juego consigo que haga lo que quiero que haga.

Tendremos que tener mucha paciencia, y probablemente, repetir lo mismo mil veces “no te pegues con tu hermano“, “cuida los juguetes, no los rompas“, “si he dicho que es hora de dormir, es hora de dormir“, pero con el tiempo lo acabarán aprendiendo si eres consecuente y si tus normas son claras y sencillas.  Estos consejos de educación sin castigos también te pueden servir. Nadie dijo que ser padre fuera fácil.

En Mi Mundo Philips | Las cosas que más me sorprendieron de la lactancia materna

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.