El curioso origen del café irlandés y algunas variaciones sobre la fórmula original

, 20 de octubre de 2015

valentia-island-96757_1920

La receta de café irlandés es una de las favoritas de muchos. Puede que lo hayas tomado o preparado mil veces y aún así no sepas cuál es su origen. Hoy te traemos la curiosa historia del café irlandés y ya verás que este invento es mucho más reciente de lo que te imaginas.

Origen del café irlandés

Por supuesto, el origen del café irlandés es Irlanda, más concretamente, el aeropuerto de Shannon. Allí, en los años 40, uno de los empleados, Joe Sheridan, tuvo la idea de combinar café y whisky para calentar y reconfortar a los pasajeros de un vuelo de la Pan Am que llevaba retraso. Ni que decir tiene que la combinación gustó a todos y causó furor, así que se siguió sirviendo en este aeropuerto.

Años después, en 1952, un escrito consiguió que la receta del café irlandés fuera conocida más allá de las fronteras irlandesas. Se trata de Stanton Delaplane, del diario San Francisco Chronicle, que tuvo la suerte de probar el Irish Cofee en el aeropuerto de Shannon. Le gustó tanto el nuevo cóctel que enseguida su olfato para los negocios lo llevó a aprovechar el descubrimiento y vió la oportunidad de comercializarlo con el apoyo del Buena Vista Café de San Francisco. De allí no tardó en que el café irlandés fuera conocido por todo el mundo.

live-909076_1920

Además, hubo otro momento clave que hizo que la combinación de café con whisky se popularizará aún más. En 1972 se lanzó la popular marca de licores Baileys. Está compuesta de café, whisky y crema de leche, y según sus creadores, está basada en la recetá de café irlandés. Incluso en muchos sitios le llaman al Baileys “café irlandés industrializado

Otras variedades de café irlandés

Añadir licor al café es un gesto muy habitual, a pesar de que no sea precisamente sano, pero si nos gusta darle placer al paladar sin preocuparnos más, éstas son algunas variaciones que existen entorno al café irlandés:

Café francés: en lugar de utilizar whisky, al café se le añade licor Grand Menier o Cointreau. Primero prepararmos un café espresso, después vertemos un poco de licor, con ayuda de una cucharilla para que no se mezclen, y por último podemos la nata montada por encima, decorándola con canela o cacao. Recuerda hacerlo en ese orden para que no se mezclen los líquidos calientes con los fríos. Además, se degusta así, sin revolver con la cucharilla.

coffee-932259_1920

Café mexicano o Mexpresso: al igual que en el caso anterior, no hay más que cambiar el whisky por un buen tequila. Por supuesto, no vale combinar los dos licores, hay que elegir entre uno u otro. Se trata de una combinación potente para levantar el ánimo.

Carajillo: una combinación de café con licor muy popular en nuestro país, que combina los aromas del café con el alcohol proveniente del orujo, del brandy o del ron. El carajillo viene de la época de la guerra con Cuba, ya que los cubanos le echaban ron al café para darle coraje, y de la deformación de corajillo viene la palabra carajillo.

Fotos | Pixabay1, Pixabay2, Pixabay3

En Mi Mundo Philips | Las peores cosas que puedes añadir a tu café

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.