El delicado estómado del recién nacido: problemas digestivos de los primeros meses

, 16 de diciembre de 2014

520281911

Con el recién nacido, las principales preocupaciones que tenemos son que coma y que duerma bien, y que no tenga fiebre. Pero su estómago es muy delicado y es frecuente que tenga problemas digestivos durante los primeros meses. Los más frecuentes son diarrea, estreñimiento o regurgitaciones.  En esos casos tendremos que vigilar que el problema no sea grave ni se alargue durante muchos días, en cuyo caso debemos llevarle al pediatra porque pueden ser síntomas de alguna enfermedad, y deberemos adaptar la dieta del bebé en cada caso.

Bebé con diarrea

Las primeras diarreas se empiezan a producir cuando el bebé empieza en la guardería, donde tiene más contacto con otros bebés y proliferan los virus. Cuando tiene diarrea, notaremos que las cacas se vuelven más líquidas, cambián de color, que el olor es peor y que el cambio de pañal es más frecuente de lo habitual.

Es difícil que con la lactancia materna haya diarreas, porque se encuentra inmunizado por tus defensas y porque es la manera más higiénica de alimentar a un bebé, pero si estamos amamantando al bebé y éste sufre de diarrea, no debemos hacer mucho, y esperar simplemente a que se le pase. Lo único que podemos hacer es aumentar la frecuencia de tomas para evitar la deshidratación.

Si hemos empezado ya a darle cereales y fruta al bebé, debemos darle la leche con crema de arroz (unos cereales en polvo que venden en farmacias y parafarmacias) para ayudar a cortar la diarrea. En cuanto a fruta, la más recomendable es el plátano, la manzana, y el agua de limón, evitando las demás. En cuanto a su puré de verduras, podemos añadirle unos granos de arroz cocidos, así como zanahoria, y batirlo conjuntamente con el puré.

SCF782_01-L

Debemos mantener su hidratación ofreciéndole agua frecuentemente. Hay sueros orales especiales para bebés, pero por mi experiencia, ellos notan el sabor del agua distinto y no la toman.

Bebe con estreñimiento

Es muy habitual que al iniciar la alimentación complementaria los bebés sufran estreñimiento, porque han pasado de una alimentación totalmente líquida a algo más sólido. Además, los primeros cereales que empieza a comer son sin gluten, generalmente, arroz, que ya sabemos que estriñe bastante. Notaremos que las cacas empiezan a ser bolitas en lugar de líquidas, la expulsión es con poca frecuencia y puede que notemos que al bebé le cuesta e incluso le duele defecar. En este caso, podemos cambiarle los cereales a papillas sin gluten que incorporan en su composición prebióticos, con “efecto bifidus

Si notamos que el bebé sufre de estreñimiento, podemos variar su dieta de la siguiente manera: a la hora de las frutas, darle pera y naranja, que son las que más fibra tienen, evitando la manzana y el plátano. En cuanto al puré de verduras, le vendrá muy bien introducir las vainas en él, añadirle un chorrito de aceite de oliva al puré en crudo, y evitar la zanahoria.

Regurgitaciones

Las regurgitaciones se suelen producir en los bebés más pequeños porque aún no tienen bien formado el estómago y la boca del estómago no se cierra del todo, haciendo que la comida “vuelva hacia atrás“. Cuando toma leche, puede echar algo de leche si ha bebido demasiado. No debemos preocuparnos (salvo que sea algo demasiado habitual), porque se solucionará según su cuerpo vaya madurando y creciendo.

Con las diarreas y el estreñimiento tampoco debemos preocuparnos en exceso, porque son muy habituales en los bebés, pero si vemos que es un problema continuo y habitual, debemos consultar con nuestro pediatra. Si estamos en la fase de introducción de nuevos alimentos, pueden ser la manifestación de una alergia alimentaria.

Foto | Thinkstock

En Mi Mundo Philips | Jugar sin juguetes con el bebé: siete formas de estimularlo y hacerle feliz

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.