El descafeinado está de moda y también puedes saborearlo

, 23 de octubre de 2018

cafe descafeinado

“Si pasan de las seis de la tarde, mi café es descafeinado”. ¿Cuántas veces has pronunciado esta frase? Por diferentes motivos, son muchos los que últimamente se están apuntando al equipo Sin Cafeína. Y la mayoría son millennials.

Sí, los jóvenes que cada día copan titulares y están entre 20 y 35 años son los que más piden en las cafeterías el café descafeinado. Así lo dicen estudios como uno reciente de la Asociación Nacional del Café de Estados Unidos, que captó un interés especial por este tipo de café entre los veinteañeros.

Pero, ¿por qué los millennials toman café descafeinado? Por salud. No es que tengan la tensión alta y el médico les recomiende reducir el consumo de sal y cafeína. Es que son los reyes del #healthyfood. Ellos han puesto de moda los buddha bowls, el aguacate en cada plato, la tendencia del real food, el batch cooking, los smoothies, el gluten free… y un largo etcétera.

cafe descafeinado

Ellos son, también, los que están apostando con fuerza por el movimiento caffeine free. Un 68% de los jóvenes entre 25 y 39 años encuestados en el citado estudio afirmaron que creían deber reducir el consumo de cafeína. Porque quieren alimentarse bien y de la manera más natural posible.

¿Qué hay de la energía?

Los millennials no huyen de la energía que aporta un café, sino que la buscan también en otras fuentes, como la fruta o los llamados superalimentos. Muchos, además, combinan el café descafeinado y el café al uso.

Por la mañana, en el desayuno, cafeína (ellos son también los que han convertido la frase but first coffee en un mantra vital que se escribe en tazas y camisetas). El resto del día, larga vida al descafeinado.

cafe descafeinado

Todo esto nos lleva a pensar que los millennials son auténticos amantes del café. Porque no lo toman únicamente por su aporte de energía —gesto automático que hacemos muchas veces los coffee lovers—, sino porque verdaderamente les gusta.

Les apasiona su sabor, su aroma, sus matices, su versatilidad. Y el acto social que supone tomar un café. Con amigos, con compañeros de trabajo, en reuniones… ¿Por qué renunciar a todo eso? Especialmente ahora, cuando las cafeterías originales, llamativas, de aire nórdico y platos saludables pueblan las ciudades y se convierten en el refugio perfecto para pasar el otoño.

El sabor, siempre por delante

La tendencia al alza del café de especialidad, ese cultivado de manera sostenible y con unas características que lo hacen único en su región, y la tendencia al alza de jóvenes consumiendo café descafeinado están destinadas a encontrarse. Porque la cultura gourmet nos ha calado hondo. Y queremos saborear un buen café en cada sorbo.

También cuando lo preparamos en casa. ¿O acaso, en una noche fría de invierno, no apetece tomarse un café latte caliente justo antes de dormir?

cafe descafeinado

Con un descafeinado no hay riesgo de insomnio. Basta con hacerse con un paquete de café en grano descafeinado, introducirlo en nuestra cafetera Latte Go! de Philips —que nos ofrece seis opciones diferentes para preparar esta bebida, desde el clásico espresso hasta el latte más cremoso— y disfrutar.

Si eres millennial y quieres endulzarlo, nada de azúcar blanco: solo panela, stevia u otro edulcorante de corte natural.

Un punto (saludable) a favor

Como tantas cosas, tomar un tipo de café u otro es una cuestión de gustos y preferencias. Y, aunque el café más consumido en España siga siendo el tradicional (un 70% de consumidores lo prefiere), hay motivos de salud para apostar por el descafeinado.

Un estudio de la revista Nutritional Neuroscience reveló que esta bebida aumenta la disponibilidad de energía a nivel cerebral. ¿Y si el café descafeinado es la clave para estar llenos de energía?

Imágenes | Unsplash – Devin Avery, Cyril Saulnier, rawpixel

En Mi Mundo Philips | Rutinas que estamos encantados de recuperar: preparar nuestro café con calma

En Mi Mundo Philips | Un café inspirado en Hello Kitty. ¿Dónde? En California, por supuesto

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.