El día a día de la lactancia mixta: ventajas y desventajas

, 11 de abril de 2016

lactancia mixta

Aunque siempre se recomienda la lactancia materna en exclusiva durante los seis primeros meses de vida, cuando empecé a trabajar tuve claro que no podía seguir el ritmo que había llevado durante los primeros meses con la lactancia materna. Mi niño era muy tragón y no daba a basto para darle de comer y además extraerme leche. Así que alterné la lactancia mixta, introduciendo los primeros biberones de leche artificial, durante aproximadamente unos 4 meses, desde que empecé a trabajar (con el bebé de 4 meses), hasta que el niño cumplió los 8 meses. Así fue mi experiencia con la lactancia mixta y las ventajas e inconvenientes que tiene llevar la lactancia de esta manera.

La extracción de leche

Si quieres seguir con la lactancia en exclusiva cuando empiezas a trabajar o que tu leche sea la predominante en la lactancia mixta, la mejor solución es la extracción de leche materna. Antes de empezar a trabajar quise hacer un banco de leche materna, y así poder seguir con la leche materna durante más tiempo. El mejor momento para la extracción era por las mañanas, tras la ducha. En ese momento tenía la suficiente leche para poderme extraer y me resultaba más fácil para conseguir una buena cantidad. Pero tenía que acumular un par de extracciones para poder completar un biberón entero, ya que la cantidad que comía mi hijo era bastante grande.

La extracción de leche no funciona como una caja que se va vaciando, es decir, cuando te sacas leche no tiene menos cantidad para la siguiente toma, sino todo lo contrario, tu cuerpo genera más porque entiende que el niño necesita más leche. Pero sí que es cierto que si el niño acaba de comer, te costará mucho producir una nueva “subida de leche” para poder obtener una buena cantidad de leche. Y si el niño hace tomas muy frecuentes es complicado buscar un momento en el que estés cómoda y relajada para poder extraerte leche con tu sacaleches. Por ese motivo terminé optando por la lactancia mixta, y ofreciendo un biberón de leche artificial al niño cuando estaba en el trabajo.

extraccion leche

 

Si quieres preparar un banco de leche para cuando empieces a trabajar y tener así leche materna almacenada para que alguien le dé biberón cuando tú estés trabajando tendrás que armarte de paciencia e ir poco a poco. Con constancia se puede hacer, al principio te costará más pero todo es habituarse. Y cuando empieces a trabajar puedes aprovechar un descanso en el trabajo para sacarte la leche que tu hijo necesite para el día siguiente, refrigerándola tan pronto como la saques.

Lo que no resulta demasiado recomendable es iniciar la lactancia mixta desde el principio. El bebé puede confundir el pecho con el biberón, y puede preferir éste al obtener la leche más fácilmente y con más continuidad, lo que provoca que muchas lactancias mixtas fracasen.

El pecho se va adaptando a la cantidad que necesita el bebé, pero tarda unos días en hacerlo en lo que se llaman “crisis de crecimiento. El bebé llorará más y nos demandará más leche, si tenemos la opción “fácil” de darle más cantidad de leche en el biberón, nuestro pecho no conseguirá ajustar la cantidad de leche que genera y acabaremos tirando la toalla.

Lo mejor de la lactancia mixta

La lactancia materna aporta beneficios siempre, tanto si la das en exclusiva como si la combinas con la lactancia artificial. Tu leche siempre le aporta defensas al bebé. Así que si vas a empezar a trabajar no tienes por qué abandonar la lactancia. No tiene por qué ser un todo o nada. Si ves que no vas a poder extraerte la leche, la lactancia mixta puede ser la solución.

lactancia mixta2

Separarte de tu bebé para empezar a trabajar después de estar unos meses en los que habéis podido disfrutar juntos de tanto tiempo puede ser duro tanto para el niño como para ti, así que poder seguir alimentándole cuando llegues a casa sera muy reconfortante y os permitirá seguir compartiendo momentos muy íntimos y agradables para ambos.

Lo peor de la lactancia mixta

La leche artificial es uno de los alimentos que más alergias produce, así que introducirla antes de tiempo puede provocar reacciones alérgicas en los pequeños. Debemos estar atentos y si vemos que no le sienta bien la leche, siempre tenemos la opción de volver a la lactancia en exclusiva.

Aunque el principal problema que sucede con la lactancia mixta es que tu cuerpo cada vez genera menos leche. Como hemos comentado antes, la leche que generas se adapta a las necesidades del niño y con las ayudas del biberón, cada vez tendrás menos leche. Tú misma irás viendo la manera de mantener ese equilibrio para continuar con la leche materna, en ocasiones las noches son una buena oportunidad, por ejemplo con el colecho.

En cualquier caso te recomendamos no ponerte objetivos e ir tomando las decisiones poco a poco, ya que cada madre y cada hijo es un mundo, y el día a día va dándote las soluciones. Si finalmente no consigues mantener la lactancia materna, no lo consideres como un fracaso, sino como una nueva etapa que, gracias a los recursos que tenemos a nuestro alcance, nos permitirá seguir disfrutando de nuestro hijo.

Fotos  | iStock/&#169 Andriy Petrenko, Pixabay

En Mi Mundo Philips | Mucho más que acompañar, el papel del padre en los primeros días de su hijo

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.