Mientras nos tomamos cinco cafés

, 18 de agosto de 2014

café de portugalNo es un tema en el que nos solamos parar a pensar, pero cada día, nuestra actividad desde que nos levantamos hasta que finalmente nos vamos a la cama, suele estar acompañada por la ingesta de unas cuantas tazas de café. Precisamente por eso, hoy vamos a dar un repaso a cómo es el día que transcurre mientras nos tomamos cinco cafés.

El despertador ha sonado muy temprano. Como siempre, puntual, pero demasiado temprano. Salgo de la cama directo al cuarto de baño. Tengo el tema muy entrenado y en unos doce minutos, salgo directo a la cocina envuelto en el albornoz. Solo dar a un botón, poner la taza y me voy a vestir mientras mi cafetera automática me prepara un delicioso café

1. El primer café del día

El aroma del café llega hasta el dormitorio y cuando ya estoy listo para salir hacia el trabajo, me detengo unos minutos a disfrutar de este primer café, que suelo tomar en taza pequeña o mug con asa, con un poco de leche y un par de galletas, o si aún quedan un par de pastas de mantequilla caseras como éstas.

galletas-para-cafe-610x406

La cafetera Saeco Minuto me lo prepara desde café en grano. Primero lo muele y luego prepara el café a mi gusto. Aún no tengo ganas de comer y además, desayunaré más tarde en la oficina. El primer café me ha despejado y salgo muy temprano, directo hacia el metro.

2. El café de la oficina

Al llegar al trabajo,suelo mirar el correo electrónico, repaso las tareas que tengo para el día y organizo la agenda. Es el momento para ir a la cafetera y servirme un café americano, añadiendo agua caliente al café espresso para rebajarlo un poco y tomar más cantidad de bebida con menor concentración de café.

cafe americano

Me encanta tomarlo despacio, en pequeños sorbos, mientras sigo haciendo mis cosas. Hay muchas veces que cuando doy los últimos sorbos el café está ya frío. Si el primer café en casa me despejaba, este segundo café es más una cuestión de placer, ya que quiero que me haga compañía, para tomarlo y sentirme bien, mientras voy tomando conciencia del día sin agobios, y sin dejar de disfrutar.

3. El café del desayuno

Me encanta este café porque tengo la suerte de poder salir a desayunar durante unos 30 minutos, lo que me da tiempo a tomarlo con detenimiento, disfrutando del momento. Por eso suelo prepararme un cafe latte macchiato, acompañado de una rebanada de pan con aceite de oliva. Pura energía, aroma y sabor que me dejan nuevo, activo y con  ganas de continuar con la jornada.

bizcocho-cafe-610x406Además suelo coincidir con los compañeros con lo que aprovechamos el tiempo para charlar y ponernos al día, descubriendo las ventajas que tiene el coffee break, y aprovechamos el momento para reírnos, quitar tensión a los problemas y solucionar temas conjuntos del trabajo.

4. El café de después de comer

Es quizás el café que más disfruto. Mi clásico café cortado en otoño e invierno y el café sólo con hielo si estamos en verano son mis preferidos. Para evitar la modorra de después de comer, es mi mejor remedio.

cafe-solo-con-hielo-610x380Normalmente me gusta tomarlo en lugar diferente a la mesa donde he comido. Prefiero que sea en la barra si estoy en un restaurante o en el salón si ese día he comido en casa. Es el momento de deleitarme en cada trago, de disfrutar los aromas de café bien cargado. Y ahora de vuelta al trabajo.

5. El café descafeinado de media tarde

Con la mejora de calidad de los cafés descafeinados el sabor del café es prácticamente el mismo que el café natural con cafeína por lo que, para no excederme, tomo este quinto café del día descafeinado. Ya vimos cuál es el proceso para quitar la cafeína a los granos de café hace unos meses. cafe-historia-610x406

Es uno de los consejos que os dábamos al hablar de cuánto café puedes tomar al día, y se trata simplemente de sustituir algún café espresso por un espresso hecho con café descafeinado para no excedernos con la cantidad de cafeína al día.

Tras este café, sigo trabajando hasta la hora de regresar a casa, donde finaliza mi jornada sabiendo que al día siguiente volveré a arrancar comenzando la mañana con un buen café espresso italiano, recién hecho que inunde mi casa con su aroma.

Seguro que cada uno de vosotros tiene su día a día, pero si os detenéis a repasarlo como acabo de hacer yo, probablemente coincidiremos en alguno de estos cinco cafés. Y si no es así, ¡¡a ver si quedamos pronto y nos tomamos un café!!

En Mi mundo Philips | Formas de tomar café: el café bombón
En Mi mundo Philips | Formas de tomar café: el café americano

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.