El gran viaje del café hasta llegar a nosotros

, 14 de enero de 2016

historia cafe (1)

¿Conocéis la historia del café y de cómo se propagó por el mundo? Es realmente curioso como este singular brebaje consiguió llegar hasta los confines de todo el planeta en poco tiempo, convirtiéndose enseguida en una bebida muy popular. ¿Será por sus múltiples beneficios y propiedades? Su ritmo de propagación y cultivo es un perfecto repaso de la época dorada del comercio entre continentes por vía marítima, de las luchas de poder entre países, y una verdadera lección de historia.

El origen del café

Casi todas las teorías apuntan a los bosques de Etiopía como origen del café. Los árboles del café llevan siglos creciendo en las montañas etíopes, donde, según cuenta la leyenda, el pastor Kaldi descubrió el potencial de las bayas después de comprobar lo nerviosas que se ponían sus cabras al comer ciertas bayas de un árbol. Él probó la bebida y tampoco consiguió conciliar el sueño por la noche. El pastor dio a conocer su descubrimiento en el pueblo y pronto de extendió el conocimiento acerca del poder energizante del café. Pronto el café se propagó por Egipto y Yemen, y de ahí, a toda la península arábiga.

historia cafe (2)

La palabra “café” proviene del término turco qahve, a su vez, procedente del árabe, qahwa, que significa vigorizante, a través del italiano. El término árabe sería una abreviación de la expresión qahhwat al-bun o vino de la habichuela.

La Península Arábiga

El café se comenzó a cultivar y comerciar en la Península árabe. En el siglo XV los granos eran tostados y molidos de manera similar como se hace ahora en Yemen, y en el siglo XVI el café ya era conocido en Persia, Egipto, Siria y Turquía. Allí el café no solo se tomaba en casa, sino en casas públicas de café, lugares con una gran actividad social y centros de intercambio de información. Gracias a los millones de peregrinos que visitaban la ciudad sagrada de la Meca enseguida se hizo conocido el “vino de arabia”.

El café llega a Europa

El café llegó a Europa alrededor del año 1600, gracias a los mercaderes venecianos. Se aconsejó al Papa Clemente VIII prohibir el café, pues representaba una amenaza de los infieles y se llamó a la nueva bebida “el invento de Satán“. Después de haberlo probado, el Papa dio la bendición a la nueva bebida. Sin embargo, los árabes mantuvieron el monopolio del café hasta el siglo XVII, impidiendo su exportación y que fueran cultivadas las plantas en otros países.

Hacia finales del siglo XVII se abrieron las primeras cafeterías en Londres, Berlín, Oxford, París o Viena. Las cafeterías se convirtieron en lugares donde nacieron las ideas liberales, debido a la visita frecuente a esos lugares por parte de filósofos y letrados.  Hasta el compositor Juan Sebastián Bach se dejó seducir por esta bebida y compuso la Cantata del Café. Sin embrago, muchos se opusieron a su introdución y en Rusia fue incluso prohibido.

Pero pronto el café comenzó a desplazar a otras bebidas típicas del desayuno como la cerveza o el vino. Los que bebían café estaban en alerta y con energía todo el día, haciendo que su trabajo mejorara en calidad.

América recibe el café

La primera ciudad en recibir el café en el Nuevo Continente fue Boston en 1689. A partir del motín del té en esta ciudad estadounidense, los americanos prefirieron tomar café en lugar de té como signo de independencia y rebeldía frente a la corona británica.

Plantaciones de café en todo el mundo

La demanda por el café en todo el mundo hizo que su interés aumentará por todas partes, estableciéndose una fiera competición por cultivar las plantas fuera de Arabia. Los primeros en conseguir semillas fueron los holandeses a finales del siglo XVII. Los primeros intentos de plantarlas en india, fracasaron, pero tuvieron éxito en la isla de Java, en la actual Indonesia. Los holandeses también llevaron semillas a la Guayana Holandesa y a la Guayana Francesa. Una vez que consiguieron crear una buena producción, el comercio del café se extendió aún más.

historia cafe (3)

Los franceses fueron los responsables del cultivo del café en el Caribe. En 1714 el Alcalde de Amsterdam regaló una planta de café al rey de Francia Luis XIV, y las semillas de esa planta fueron transportadas hasta la Martinica. Allí se propagó el cultivo del café y de esa semilla se plantaron árboles en todo el Caribe, Centroamérica y Sudamérica.

Los franceses fueron los que dieron unas cuantas flores de café a Francisco de Mello Palheta, iniciando así la plantación del café en Brasil, una de las más importantes del mundo.

El café se produce en los bosques tropicales y el abruptas montañas, siendo una parte importante en la economía de muchos países. Hoy en día, después del petróleo, es la segunda materia prima más comerciada del mundo.

Foto | Pixabay, Pixabay2, Pixabay3

Vía | National Coffee Assotiation, Wikipedia

En Mi Mundo Philips | El café también tiene sus accesorios: molinos manuales y tostadoras

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.