El mejor ritual de belleza de cada mañana: aprende a relajarte

, 11 de julio de 2014

465574731

Escribo este post habiendo dormido muy pocas horas y con una buenas ojeras en mi cara. Y todo porque con los niños, el trabajo, y demás, me he puesto a darle vueltas a la cabeza a todo y mi sueño se ha esfumado. Qué importante es dormir bien y tomarse las cosas con calma para encontrarnos bien y también para que nuestra belleza resplandezca. Por eso hoy voy a hacer un alegato en favor del slow living y de la relajación como ritual de belleza.

Slow movement

Seguro que habéis oído hablar del slow living o slow movement: en realidad, sólo significa que hay que tomarse las cosas con calma, que hay que disfrutar del momento y a olvidarnos de las constantes prisas diarias, de la fast food, de los viajes relámpagos, del dinero fácil, del estrés. Así viviremos una vida más plena, más centrada en las personas y la naturaleza y menos en el abuso de la tecnología y en las relaciones superficiales.

Para empezar cada nuevo día con buen pie, descubre una nueva manera de despertarte. Puedes hacerlo de manera natura y gradual con la Wake-up light de Philips. Con el dulce sonido de cantos de pájaros y una luz tenue que va aumentando poco a poco como lo hace el sol cuando amanece.

HF3485_01-MI1-global-001

Después, dedica unos minutos al yoga, aprende a hacer el saludo al sol, medita, o si eres más de actividades físicas fuertes, corre uno rato, haz algo de deporte que te ayude a despertar y te ponga las pilas. En lugar de tomarte un café deprisa y corriendo, disfruta del placer de un desayuno completo y en calma. Tu buen humor de todo el día (y la sonrisa de alegría de tu cara) depende en gran medida de cómo empieces a primera hora.

Un cambio de hábitos

Constantemente bombardeamos nuestra cabeza con mensajes negativos, no estamos conformes con nuestro peso o con nuestra figura, y nos creemos las palabras falsas de las dietas milagro. Pero si realmente quieres cambiar tu vida y tu cuerpo, lo que funciona es un cambio de hábitos.

Empieza cambiando tu alimentación, aprende a cocinar sano, a comer más frutas, verduras, legumbres y pescado y carne a la plancha. No hay necesidad de pasar hambre o de seguir dietas estrictas. Disfruta comiendo alimentos naturales y de temporada, y huye de la comida preparada y de la comida basura (aunque de vez en cuando no pasa nada por comer así, no hay necesidad de sentirse culpable a cada momento por comer).

Un cambio de hábitos continua por practicar algo de ejercicio. Si no estás acostumbrada a entrenar, comienza por deporte poco intenso: caminar a buen ritmo, nadar, yoga. Descubre el deporte que te gusta y con el que disfrutas y haz deporte 2 o 3 horas a la semana por lo menos.

También es importante relajarte, disfrutar de los buenos momentos de la vida (que lo hay), vivir el momento con intensidad. No hay que sacrificarse ni hacer enormes esfuerzos para ver cambiar tu cuerpo. Introduciendo nuevos hábitos y una nueva manera de encarar cada día con más ilusión poco a poco verás que tu cuerpo y tu cara van cambiando a mejor. La felicidad y el bienestar es la mejor rutina de belleza que te puedas regalar.

Fotos | Thinckstock
En Mi mundo Philips | Trucos para triunfar como blogger de moda este verano

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.