El microondas ¿amigo o enemigo de las madres con bebés?

, 28 de noviembre de 2013

SCF297_05-RTP-global-001_lowres

En nuestra vida diaria, utilizamos el microondas mil veces. Para calentar la leche por las mañanas, para recalentar la comida que sobra… El ritmo de vida frenético hace que busquemos la manera más rápida de calentar la comida, pero, con bebés, todo es diferente, ya lo sabes. El microondas nos puede ser a veces de mucha utilidad, y otras, nos tendremos que olvidar de él para calentar la comida de manera más tradicional, mucho más saludable para los bebés. ¿Es el microondas amigo o enemigo de nuestros bebés?

Gracias, microondas

Será nuestro amigo en el caso de las bolsas esterilizadoras para biberones, que consiguen eliminar el 99,9% de las bacterias y gérmenes en el microondas. Son tan fáciles de usar que resultan ideales para cuando estás de viaje o para cuando estás de vacaciones en casa de la familia.

Si quieres esterilizar más biberones de una sola vez, hasta 4 biberones en sólo dos minutos, lo podrás hacer con este esterilizador al vapor de Philips AVENT.

SCF281_02-_FP-global-001_lowres

Olvida el microondas

Para calentar la leche materna, ya te puedes olvidar del microondas. La leche se estropea. Y si alimentas a tu bebé con leche artificial, puedes calentar el agua en el microondas, pero no es recomendable, porque ya sabemos lo que pasa con el microondas, que no calienta homogéneamente y el bebé corre el riesgo de quemarse. Mejor calentar el agua en un cazo o al baño maría antes de realizar la mezcla con la leche de fórmula. Y siempre deberás comprobar antes que el biberón está a la temperatura adecuada vertiendo un poco de leche en la piel de nuestra muñeca.

En Mi mundo Philips | Los secretos de una merienda perfecta para tu peque

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.