El segundo hijo, un superviviente

, 9 de agosto de 2013

Soy madre de dos hijos desde hace dos meses y medio. Y mi segundo hijo es un superviviente. La leyenda dice que los segundos (los pequeños), son los mimados, los que se llevan todas las carantoñas, el centro de atención. Mentira. Los pobrecitos bastante tienen con ir creciendo y competir en atención con el hermano mayor.

Desde que estaba en la tripa el pequeño tuvo que aguantar patadas de su hermano mayor (por ejemplo, cuando estaba en el cambiador y no le gustaba el pantalón que estaba a punto de ponerle). Pobrecito el chiquitín.

No cojas peso en el embarazo. Ajá, esa máxima creo que sólo vale para el primer embarazo. Porque en tu segundo embarazo, con un niño de dos años y pico y ¡15 kilos de peso! lo acabas cogiendo en brazos tarde o temprano.

Y de recién nacido, el mayor peligro para su seguridad es el hermano mayor. La pediatra me preguntaba en la última revisión si el bebé no se ponía contento cuando veía a su hermano. Pues no. Sólo me viene a la cabeza la cara de pavor que pone cuando el mayor le grita al oído a todo volumen “tato, ¿estás dormido?.

No me entendáis mal, el mayor le quiere mucho. Por eso le pone el chupete en la boca, aunque sea a la fuerza y por el ojo. Y por eso le enseña sus juguetes favoritos a apenas un milímetro de su cabeza, como ese coche que mete dentro del carrito con la mala suerte de que la escasa distancia de seguridad de un milímetro resulta no ser suficiente, y el coche termina chocándose con la cabeza del bebé.

Por no hablar de la cantidad de tiempo que le dedicas a cada uno. Un niño de dos años super-demandante, que te pide cada dos por tres “juega conmigo” contra un pequeño que no se mueve, no habla y que, la verdad, es tan bueno que apenas llora.

Así que los segundos hijos se conforman con poco. Hablas algo con ellos, les haces cuatro carantoñas y ya despliegan sus mejores sonrisas, sus gorgojeos más tiernos, en agradecimiento porque les puedes dedicar un poco de tu tiempo, siempre en competencia con su hermano mayor.

En Mi mundo Philips | La maternidad con sentido del humor: lecturas recomendadas para el verano

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.