Empieza el día cargada de energía positiva

, 17 de marzo de 2017

277027330_f4f2ad2d9e_z

Hoy se celebra el Día Mundial del Sueño, una jornada en la que se quiere hacer hincapié en la importancia de la calidad de nuestro sueño para el descanso y la salud. El despertar forma parte de nuestra rutina de sueño, por ello queremos revisar buenos hábitos para ese momento que nos va a marcar todo el día.

Empieza bien el día con los ánimos levantados y tendrás un buen día, lo agradecerá tu salud, tu estado de ánimo e incluso tu cara. Levantarse bien por las mañanas te da otra alegría y eso se refleja en tu belleza. Te decimos la receta para un despertar cargada de energía positiva:

Un buen despertar empieza por la noche

Nos acostamos tardísimo casi todos los días para ver la tele o para navegar por internet, y realmente lo que hacemos es perder el tiempo. Mejor cenar pronto, cenar ligero y no trasnochar. Ese tiempo que nos acostemos antes es tiempo que ganamos para dormir las 7-8 horas que necesitamos dormir diariamente.

A las noches puedes crear una rutina de belleza completa que sería: desmaquillar, aplicar un tónico facial, darnos una crema de noche o un serum, y una crema de contorno de ojos que reduzca las ojeras y las bolsas de ojos. Hay muchas cremas que están pensadas para aplicar de noche porque así actúan mejor y aprovechan la capacidad de recuperación de la piel durante esas horas. A la mañana siguiente notarás el cambio en tu cara.

El despertar perfecto

Para despertarnos, nada de ruidos molestos de los típicos despertadores endemoniados que te levantan ya de mala leche desde primera hora. Mucho mejor despertarse con el nuevo Wake-up Light, que te despierta gradualmente con la luz del amanecer y con dos sonidos naturales de pájaros. Un 92% de sus usuarios afirman que se levantan mejor desde que lo usan, y 4 de cada 5 que se despiertan más suavemente, más relajados.

Una vez despiertas, tenemos que desayunar. Es una comida que no nos podemos saltar porque está demostrado que quienes desayunan, están más delgados. Un poco de fruta, unos cereales integrales, muesli casero, algo de proteína magra como pavo o huevo cocido y un café o un té te darán energía para toda la mañana.

Después podemos hacer algo de deporte: salir veinte minutos a correr, practicar taichi, utilizar esa bicicleta estática o esa elíptica que tenemos en casa, o aunque sea, hacer el saludo al sol (varias posturas básicas de yoga que despertarán tu cuerpo). Al principio puede darnos pereza, pero merece la pena. Cuando haces ejercicio por la mañana, activas tu metabolismo durante todo el día, haciendo que consuma más calorías. En lugar de estar más cansada, estarás con más energía todo el día.

Terminamos con una ducha rápida tirando a fresca para terminar de reactivarnos y ya estamos listas para afrontar el día por muy duro que se presente.

Foto | Diamondmountain
En Mi mundo Philips | ¿Por qué un cepillo de dientes eléctrico es mejor que un cepillo manual?

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.