Pequeñas enseñanzas de tu padre que cada día valoras más

, 18 de marzo de 2016

dia_padre_2

Hay momentos de nuestra infancia y adolescencia que se nos cuelan dentro y se quedan ahí para siempre. Momentos, muchos de ellos, en los que nuestro padre tiene un papel protagonista. Al fin y al cabo, él suele ser una de esas personas que marca nuestra vida para siempre. Así que, dado que mañana es el Día del Padre, queremos invitarte a recordar esas enseñanzas que te ha transmitido y que te hace ver que se merece lo mejor. Compénsale con un detalle que seguro que le hace ilusión. ¿Trato hecho?

El nudo de la corbata

Antes de que Youtube pusiera a nuestra disposición tutoriales de todo tipo, era papá quien nos enseñaba a hacernos el nudo de la corbata. Aquí no había indicaciones técnicas, ni nombres como Windsor, ni tampoco argumentos a favor o en contra de palas anchas o estrechas. Solo había años de experiencia, mucho cariño, paciencia y la capacidad de hacer un nudo perfecto en cuestión de segundos. Y eso, amigos, no hay youtuber que lo pueda superar.

Ahorra, ahorra y ahorra

La conciencia sobre el ahorro suele ir implícita con el carné de padre. Tal vez por eso, una de las lecciones de vida que suelen transmitirnos es la de gastar con prudencia y saber administrarnos. Todos quieren que sepamos apreciar el valor del dinero y, sobre todo, que en el futuro no llegue a faltarnos. Por eso, un consejo muy de padre es que guardemos mensualmente una parte del sueldo. Para las vacas flacas, ya sabéis.

Pisa el embrague y mete la primera

Aunque no podemos coger un coche hasta que llegamos a la autoescuela, aquel que nos dio las primeras pautas (aunque fuesen teóricas) de conducir fue nuestro padre. Que si arranca, pisa el embrague, mete la primera, suelta el embrague despacio al mismo tiempo que aprietas el acelerador y… ¡Pam! Primera calada del coche. Seguramente aquí, nuestro padre tuviera mucha menos paciencia que con el nudo de la corbata. Ya sabéis, con la conducción hemos topado.

Fuera de juego

Mucho me temo que los colores futbolísticos van grabados en el ADN y, si no es así, ya se encarga papá de que su prole vista la misma camiseta que él. Todo ello acompañado de apuntes técnicos. Que si fuera de juego, que si prórroga, que si penalti… En lo que a mí respecta, que era cero futbolero, mi padre me compró un libro donde se explicaba todo. Eso se llama rendirse con elegancia.

El primer afeitado

20160318_Philips

¿Te acuerdas de cuando tu padre te puso delante del espejo para enseñarte cómo debías afeitarte correctamente? Aunque es bastante probable que ahora apuestes más por la barba, estoy seguro de que jamás has olvidado aquella primera experiencia.

En mi caso, mi primer afeitado fue con esta maquinilla de la foto hace más años de los que me gustaría y menos de los que parece por la antigüedad de la máquina. Debe ser uno de los primeros modelos que Philips comercializó en España y se la regaló mi madre a mi padre allá por los años 50. Toda una reliquia familiar que sirvió para acabar con la pelusilla negra que me había salido en el bigote. Un recuerdo que irá conmigo para siempre.

Afortunadamente, las maquinillas de afeitar han evolucionado muchísimo a lo largo de todas estas décadas. Así que ya que él te enseñó a afeitarte, tal vez haya llegado el momento de que le compenses con una maquinilla de última generación, con la que le regales una experiencia única que le deje la piel tan suave como en sus primeros afeitados.

Eso sí, ten en cuenta sus gusto. Si lo suyo es afeitarse en seco, una buena opción puede ser la Philips Serie 5000 o mejor la Serie 7000 si tiene la piel sensible. Aunque si dudas, aquí podrás elegir fácilmente cuál es la maquinilla más apropiada para él.

¡Feliz Día del Padre!

Imagen | iStock.com Halfpoint
En Philips | Afeitadoras de serie
En Mi mundo Philips | Para tu padre, para tu hermano, para tu cuñado… Cómo elegir la afeitadora perfecta para regalar

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.