Entrevista a Assaad Awad: el artesano del cuero que trabajó para Lady Gaga y Madonna

, 26 de mayo de 2016

20160525_Assaad-Awad

Trabajar con cuero ha alcanzado una nueva dimensión desde que Assaad Awad irrumpió en la escena española e internacional. Este diseñador libanés afincado en Madrid se ha convertido en un auténtico referente gracias a sus creaciones. Tanto es así que puede presumir de colaboraciones con Lady Gaga, Madonna, Thierry Mugler y Mario Testino, entre otros. Ahí es nada.

¿La clave de su éxito? Aunar artesanía y tecnología dando como resultado piezas vanguardistas con el cuidado extremo de cada detalle. Un cuidado que aplica también a su propia barba, tan perfecta como los complementos que él mismo diseña.

Hombres de hoy: Empecemos por el principio. ¿Cómo termina un director creativo libanés trabajando el cuero en un pequeño taller de Lavapiés?
Assaad Awad: Desde siempre he tenido una pasión muy fuerte por crear cosas. Soy muy manitas desde pequeño, y un día, después de muchos años trabajando en el sector de la Publicidad, quise ver este sueño mío convertido en realidad.

P: ¿Por qué optaste por trabajar con el cuero?
R: El cuero es el diamante de los materiales en el sector de la moda y accesorios. Es un material vivo, que respira, se moldea y, además, se puede trabajar con muchas técnicas y de diferentes maneras. Es un material que al tocarlo transmite algo muy potente.

P: Tu apuesta ha sido volver a trabajar el cuero de forma artesanal, pero muchas de tus creaciones son totalmente vanguardistas.
R: Claro, trabajo de manera artesanal combinada con la tecnológica, al igual que todas las empresas de lujo actualmente. Se consigue mucho mejor resultado de este modo. Los diseños vanguardistas son el producto en sí mismo. Gracias a mi experiencia he impartido charlas y workshops en diferentes puntos de España, donde defiendo exactamente eso: la nueva artesanía de lujo, la artesanía tecnológica, para que los consumidores no confundan las ferias de productos artesanos con los productos de lujo hechos a mano artesanalmente.

P: ¿Qué se siente cuando Lady Gaga o Madonna te llaman porque quieren llevar creaciones tuyas en sus espectáculos?
R: La primera vez que ves por la tele tus creaciones, hechas en un taller de Anton Martín, en el Festival de Cannes sientes una sensación muy fuerte. Después ya te acostumbras y tratas por igual al cliente más grande y al más pequeño. Pero sí, inicialmente sorprende muchísimo.

P: Aunque muchas de tus creaciones van dirigidas al público femenino, también tienes complementos masculinos. En concreto, ¿qué tienes para nosotros?
R: Muchos accesorios, bolsos de fin de semana, mochilas, cinturones, viseras, colgantes, pulseras…

P: En términos generales, ¿cómo definirías al hombre Assaad Awad?
R: En muy pocas palabras: es un hombre que no pasa desapercibido. Esa es la mejor forma de definirlo.

P: ¿Cuál de tus últimos trabajos destacarías sobre el resto?
R: Mi ultima colaboración con el museo del traje titulada “Awad Plays Balenciaga”, que consistía en dar vida a catorce looks del maestro Cristóbal Balenciaga, creando para cada uno de ellos accesorios y complementos de cuero adecuados.

P: Si abrimos tu armario personal, ¿con qué nos encontramos? ¿Se cumple aquello de en casa del herrero…?
R: No, no se cumple. Mi armario podría resumirse así: negro, negro, negro, básicos, básicos, básicos y, por supuesto, mucho cuero.

P: Por último, me llama la atención lo cuidadísima que llevas la barba. ¿Compartirías con nuestros lectores tus secretos para llevarla tan perfecta?
R: Como llevo la cabeza rapado, no pierdo tiempo con el pelo, así toda mi atención se la doy a la barba. El secreto de que, como dices, vaya tan perfecta es muy simple: un buen champú, acondicionador y protección contra los rayos UV. Sí, en la barba, que también hay que protegerla.

Imagen principal | Sofía Royo
Sitio oficial | Assaad Awad
En Mi mundo Philips | La cazadora negra de cuero, un imprescindible en nuestro fondo de armario

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.