¿Eres de los que afeitan o de los que recortan su vello corporal?

, 3 de agosto de 2017

El vello corporal cuenta con tantas opiniones a favor como en contra. Por ello, hay hombres que prefieren afeitarse el cuerpo, o parte de él, mientras que hay otros que optan por lucir pelito ya sea a su libre albedrío o recortado (lo que también se conoce como trimming). También se puede hacer un mix, dejando cada zona al gusto de cada uno. Hoy aquí analizamos las diferentes opciones.

Como en todo, la clave se encuentra en encontrar ese look que te hace sentir mejor y más cómodo, aunque también es cuestión de moda. Si hace unos años, con la irrupción de la metrosexualidad, lo que se llevaba era el cuerpo sin pelo, ahora está más en auge la opción contraria: la de tener vello corporal.

Esto no impide, ni mucho menos, que podamos llevarlo arreglado, recortando y definiendo cada zona del cuerpo según sus propias características y nuestros gustos personales. A continuación os sugiero algunas posibilidades, pero por supuesto sois libres de adoptar la que queráis.

Torso y piernas

Empecemos por dos de las zonas en las que el hombre suele tener más vello: el torso y las piernas. ¿Qué hacemos con ellas? Mi sugerencia es recortar a una longitud media, utilizando una recortadora corporal con los peines del 2 o el 3. Así, conseguiremos un resultado uniforme, con el que se apreciará que hay vello pero sin exceso.

Espalda, hombros y brazos

A diferencia de las zonas anteriores, es probable que prefieras no lucir vello en la espalda, hombros y brazos por considerarse menos estético visualmente. En ese caso, una buena opción es afeitar por completo estas partes, creando contraste con el torso.

Donde sí dejaría vello es en el antebrazo. Dependiendo de la longitud que tenga, podemos optar por recortarlo un poco, pero sin llegar a afeitar completamente.

Glúteos y genitales

Por supuesto, no debemos olvidarnos de los glúteos y los genitales. En el caso de los primeros, debemos seguir la línea de lo que hayamos hecho con las piernas. Si, por ejemplo, las hemos recortado al 3, podemos hacer lo mismo con los glúteos para que queden iguales.

Una alternativa es afeitar los glúteos por completo, pero en ese caso deberemos recortar de forma gradual para que haya transición entre éstos y las piernas. Así, evitaremos que quede una línea abrupta que divida el vello de la ausencia de él.

Respecto a los genitales, también hay que considerar lo que hayamos hecho con el torso y las piernas. Ten en cuenta que quedaría extraño afeitar por completo los genitales si hemos dejado vello en piernas y abdomen. Es más estético recortar todo a la misma longitud o dejar el vello genital un poco más largo.

¿Qué herramienta utilizamos?

Son varias las afeitadoras y recortadoras corporales que Philips nos ofrece y entre ellas se encuentra la Series 7000, un todo en uno que en un extremo tiene un recortador integrado con un peine-guía ajustable con 5 posiciones (3-11 mm), mientras que por el otro va dotada de un sistema para los contornos que no irrita la piel.

Con ella podremos tanto recortar como afeitar por completo cada una de las zonas del cuerpo para presumir (o no) de vello corporal en la playa. Todo es cuestión de gustos.

Imagen principal | iStock.com/LittleBee80
En Mi mundo Philips | Diario de mi afeitadora en vacaciones

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.