Errores frecuentes que cometemos al depilarnos

, 11 de Mayo de 2017

Con el verano a la vuelta de la esquina y las temperaturas en pleno aumento, seguro que estás deseando tirar las medias por la ventana y sacar del armario esos estupendos shorts que tanto te favorecen. Y para lucirlos es probable también que quieras dejar tus piernas perfectas, libres de cualquier pelillo rebelde y suaves como la seda.

No obstante, conseguirlo no siempre resulta fácil, pues un procedimiento inadecuado puede acabar irritando nuestra piel, fomentando la aparición de granitos y manchas, y un largo etcétera que no solo tendrán un efecto poco favorecedor, sino que pueden acabar siendo muy incómodos. Para evitarlo, hoy te contamos algunos de esos errores frecuentes que cometemos al depilarnos.

No escoger el momento apropiado

Existen determinados momentos del mes y el día en que nuestra piel se encuentra más sensible. Esto ocurre, por ejemplo, cuando nos encontramos en pleno periodo menstrual, en el que algunas mujeres tienden a sentir de manera más acusada el dolor. Asimismo, debes saber que, durante las primeras horas de la mañana o en últimas de la noche (sobre todo si trabajas de pie o similares) algunas partes de nuestro cuerpo se encuentran más hinchadas de lo habitual –fruto de la retención de líquidos-.

Esto podría provocar que procedimientos como el afeitado no fueran tan efectivos. Además, procura siempre hacerlo con tiempo, el día de antes, a no ser que tengas previsto ponerte un pantalón. Es posible que tu piel se muestre enrojecida o irritada, con pequeñas heridas, etcétera.

Excederse con la temperatura

Si escoges depilarte con cera tibia o caliente, la temperatura será fundamental. Tantea antes de aplicarla con el dedo o el dorso de la mano, y ve con mucho cuidado de no quemarte, especialmente en las zonas más sensibles como el biquini. Ten paciencia, podrías hacerte daño, resecar la zona, etcétera

Si tu piel tiende a irritarse, decántate por las bandas de cera fría, muy cómodas de utilizar. Tan solo deberás frotarlas entre tus manos para que el producto se deslice a la perfección. Además, puedes cortarlas a tu antojo y adaptarlas a tus necesidades.

El ritmo y la dirección del pelo, fundamentales

El ritmo es otra parte fundamental de la depilación. Nos estamos refiriendo al que mantenemos cuando nos pasamos la depiladora eléctrica, y también al que llevamos al retirar la banda de cera. Respecto al primer método, deberemos adaptar la cadencia a la longitud del vello, deslizando el dispositivo con lentitud en las primeras pasadas y agilizando el proceso en las últimas. En el caso de las bandas, tendremos que retirarlas con una fuerza regular y continuada.

Tirar en la dirección correcta también será clave. Trata de hacerlo a contrapelo para agilizar la retirada, en caso contrario corres el riesgo de cortar el vello en lugar de arrancarlo de raíz. Incluso en el rasurado es conveniente para apurar al máximo. Aunque ojito siempre con las zonas irritadas, con lunares, etcétera. Si no te ves capaz, es mejor que lo dejes para otro día.

Olvidar el rasurado previo y excederse con el número de sesiones

Olvidar el rasurado previo y excederse con el número de sesiones es un error que atañe principalmente a la depilación con luz pulsada (aunque si tienes el vello muy largo también te dolerá más el tirón o el enroscado con la cera y las eléctricas). Respecto al número de sesiones, deberías dejar dos semanas de margen entre una y otra.

Si hablamos de excedernos, tampoco podemos dejar de hablar de los peligros de dilatar el tiempo que llevamos puesta la crema depilatoria, capaz incluso de producirnos quemaduras. Lee atentamente y sigue siempre las instrucciones del prospecto que acompaña al producto.

Olvidarse del cuidado posterior

Tampoco es recomendable depilarse justo antes de ir a la playa o exponerse al sol. ¿El motivo? Que sus efectos afectan en mayor medida a una piel recién depilada, causando también una mayor irritación de los poros. Para las que escojan la depilación IPL, esto es especialmente importante. Pero no es la única cuestión relacionada con el cuidado posterior de la piel.

Evita aplicar desodorantes o lociones con contenido en alcohol y, si optas por el rasurado, acuérdate de exfoliar tu piel durante el proceso de crecimiento del vello para que no se enquisten los que están saliendo. Por supuesto, espera al menos un día antes de hacerlo y usa productos que no sean demasiado invasivos, de grano fino y delicado, preferentemente. Recuerda hidratarte bien tras la depilación, usando una crema o loción calmante.

Usar un dispositivo poco seguro

Para acabar, otro de los errores más graves que puedes cometer a la hora de depilarte es usar un dispositivo poco seguro o poco apropiado para tu tipo de piel. En el caso de las cuchillas esta cuestión resulta más obvia, pues la mayoría no solemos reutilizarlas. Deberá estar nueva o en perfecto estado, afilada, y contar con protecciones de gel o goma que te alejen de los cortes.
La afeitadora eléctrica SatinShave Advance de Philips es una de las mejores, pues funciona en seco y húmedo y te permite conseguir una piel sin vello ni irritaciones de forma muy cómoda. Además, tiene recortadores con punta suave para evitar rasguños. Con los calentadores de cera ocurre algo parecido, pues el dispositivo ha de garantizar una serie de principios relacionados con la temperatura límite, el calentamiento homogéneo de la mezcla, etcétera.

Sin embargo, la cuestión todavía se convierte en algo más importante si cabe cuando hablamos de depiladora eléctricas y de depilación por luz pulsada. Respecto a estas primeras, los cabezales deben ser de calidad, permitir la correcta presión sobre la piel, evitar tirones, etcétera. Si quieres depilarte en la ducha, escoge una específica como la Satinelle Prestige, que funciona bajo la ducha y que cuenta con ocho accesorios que te permitirán personalizar tu rutina de belleza.

Con las IPL, además, será fundamental que cuente con filtro UV y con un sistema que garantice que está solo se emite en contacto con la dermis. Es el caso de la Lumea Prestige, con sensor SmartSkin, perfecta para la cara, las axilas, el vello facial y otras zonas delicadas como la del bikini.

Imágenes | iStock: AntonGepolov, AntonioGuillen y Tinatin1.

En Mi Mundo Philips | Todo lo que siempre has querido saber sobre la depilación mediante luz pulsada

En Mi Mundo Philips | Siete preguntas que debes hacerte para saber cuál es tu depiladora ideal

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.